Virgen del Cerro: el presunto negociado que se escuda en la fe

La devoción por la Virgen del Cerro más allá de involucrar a la religión, reposa en la evasión de impuestos y en el acomodamiento de la ley.

Cara a Cara 14/06/2024 Ivana Chañi Ivana Chañi

maria-livia-galliano-la-mujer-que-dice-recibir-I3QSGNSODZAARESQVBASHLZK7A

Nuevamente están en el ojo de la tormenta el Santuario de la Virgen del Cerro y la figura de María Livia, la mujer que dice recibir mensajes de la Virgen, luego de la reveladora carta de una exmonja de las Carmelitas Descalzas del Convento San Bernardo quien aseguró que María Livia y su marido instalaron un régimen de terror que incluyen amenazas y maltratos.

En promedio 70 mil personas, entre salteños y turistas de todo el mundo, visitan el lugar ubicado en la cima de uno de los cerros que rodean la Ciudad de Salta.

En Cara a Cara, con la conducción de Mario Ernesto Peña, el periodista de investigación Franco Hessling explicó cuáles fueron los alcances de su libro “La Virgen del Cerro en Salta. Refundar un mito”. Se trata de una investigación que advierte sobre la disputa de poder en el culto católico en torno a la Virgen del Cerro.

WhatsApp Image 2024-06-14 at 07.03.35Dr. Romani advierte sobre un operativo de desprestigio contra Monseñor Cargnello

En primer lugar, Hessling, planteó que más allá de estar o no de acuerdo con la “moral capitalista” que mercantiliza todo lo que pueda servir a sus fines, disintió con la idea de que se pueda naturalizar como un negocio la fe. Mueve tours turísticos con un promedio de 70.000 personas por semana.

“Podemos aceptar el negocio como tal, aceptar el paseo turístico y hasta que le puede traer beneficios a la provincia, pero lo que no podemos aceptar es que, lucren sin pagar impuestos”, enfatizó.

WhatsApp Image 2024-06-14 at 07.04.32

En esa línea, explicó que en la investigación se detectó todo un entramado que encabeza María Livia e involucra a fundaciones asociadas a servidores que se van acercando al círculo íntimo de la aparente vidente y su esposo Carlos Obeid, sobre quien reveló, que como hombre de negocios, buscó emular el Paseo de Lourdes en Europa, uno de los cultos religiosos aceptado por la Iglesia católica. “Los servidores dan cuenta y testimonian que el manejo interno efectivamente recae en María Livia y sobre todo en Carlos”, agregó.

“No me parece que esté moralmente mal hacer un negocio, lo que está mal es no pagar impuestos escudándose en que no estás haciendo negocios. ´No estoy haciendo negocios, estoy canalizando la fe´”, sostuvo.

Siguiendo con su análisis, el periodista reparó no solo en las responsabilidades fiscales sino en las penales. En ese sentido, recordó que en el lugar hubo accidentes viales que  provocaron la muerte de una persona, justamente, la hermana de la víctima es quien financió el libro para dar testimonio de lo que está sucediendo, y todo lo que rodea al negocio que quedó eximido.

En el libro, además, Hessling, reparó en cuestionamientos a las administraciones municipales y el acomodamiento de la ley a favor del Santuario. “Primero se montó el Paseo y luego se fue  adecuando a los marcos normativos”, indicó, explicando que en la zona no se podía montar semejante proyecto según los códigos de planificación rural, en el caso de Capital.

Disputa de poder: el encono entre la Iglesia y María Livia

En otro pasaje de la entrevista, el periodista de investigación Franco Hessling, contextualizó la disputa entre el poder eclesiástico y María Livia, la sanadora que dice ser intermediaria de la Virgen del Cerro.

“El encono entre María Livia y la oficialidad salteña no es novedoso, es un encono de larga data que ha tenido fuego cruzado incluso con pedido de pericias psicológicas a María Livia cuando se acerca a pedir ser reconocida como culto”, referenció.

En sintonía, Hessling, recordó las objeciones del Arzobispo Monseñor Mario Antonio Cargnello a medida que avanzaba con los procedimientos.

200 servidores enviaron una carta a la Curia apoyando a María Livia, el periodista señaló que cuando quiso conocer los nombres de los firmantes, nunca pudo acceder a esa información, como tampoco al resultado de la pericia psicológica, que por trascendidos no habría dado bien, dijo.

En sus reflexiones finales, Franco Hessling destacó el “hermetismo” como común denominador en todo esto, por un lado el culto religioso, y por el otro lado María Livia, de quién vale la aclaración que pese a los esfuerzos por tener su testimonio, nunca accedió concluyó el periodista.

Destacadas

Recibí información en tu mail