Reclamos

Opinion 09 de julio de 2021
Doscientos cinco años de independencia no han llevado a la Nación Argentina a un destino grandeza, como el que se planteó al momento en que emergió al mundo. Por eso es que en este día la sucesión de protestas y reclamos describe el punto difícil que está atravesando.
216603093_4508837495795611_6567880589651577695_n.jpg?_nc_cat=101&ccb=1-3&_nc_sid=8bfeb9&_nc_eui2=AeF

En la principal celebración cívica del país todas las celebraciones están condicionadas por la situación sanitaria creada por la pandemia de coronavirus, que es límite pero también paraguas para los gobiernos. El resultado es que se organizaron algunas protestas alejadas de los actos oficiales; las cercanas fueron contenidas por fuerzas de seguridad.

Pero a la cabeza de las demandas debe ubicarse la de los gobernadores de la Región Norte Grande. Para esta fecha se manifestaron a través de una solicitada que los mandatarios de las 10 provincias del NOA y el NEA firmaron para que se visibilicen sus principales problemas. 

A ella se refirió el gobernador Gustavo Sáenz en el acto central que tuvo como escenario la localidad de Campo Quijano, que coincidentemente festeja el centenario de su fundación. Dijo que se ha resuelto plantear al Presidente Alberto Fernández y al país que hay un norte profundo, olvidado por todos los gobiernos nacionales, por ese centralismo que asfixia y deja de mirar al norte con muchas injusticias y desigualdades. 

El tono de la nota y del discurso están dando cuenta que se está rozando un límite de tolerancia y de allí que ya no se pide sino que se exige una mirada federal. La falta de competitividad de la región también es consecuencia que los norteños paguen las tarifas más caras de transporte, combustible y energía, subsidiando la zona más desarrollada.

Otro de los reclamos cuya envergadura no se puede ignorar es la protesta rural, que se ha concentrado en un lugar pero se replica en todo el territorio nacional. Un documento de ocho puntos sintetiza las principales demandas, que no se reducen a la problemática del campo. Es así que se pide el cumplimiento de la Constitución Nacional, evitando sancionar leyes o tomar medidas cuya constitucionalidad no resulte, a todas luces, indiscutible.

Entre otras posiciones, reivindica como única fuente de riqueza genuina de una nación a la actividad productiva, en referencia a la agricultura, industria, comercio y servicios. Defiende el derecho a la propiedad, relativizado por las declaraciones del propio Presidente de la Nación. También asume la defensa de la educación como un derecho inalienable y de la presencialidad como única garantía del acceso a ella a todos los niños del país. 

En la provincia que fue cuna de la independencia también se dejó de lado la solemnidad con la que los tucumanos suelen cobijar los actos centrales de la celebración nacional. Un grupo de autoconvocados se hicieron notar en la vigilia de la llegada presidencial y montó una importante protesta  con banderas argentinas y consignas en contra del gobierno nacional.

Quizás es clima pre electoral pero seguro que es una legítima reprobación de una gestión que aún no pudo resolver las principales dificultades de un país que exhibe, además, datos preocupantes del manejo de la pandemia, la principal preocupación de un gobierno que empezó en un mal momento.

Salta, 09 de julio de 2021

Te puede interesar

Boletín de noticias

Recibí información en tu mail

Te puede interesar