Salidas

Opinion 06 de abril de 2020
Mañana será una jornada clave para avanzar hacia una flexibilización del aislamiento. La opinión especializada pero especialmente la presión de las empresas están marcando la necesidad de levantar las restricciones que están ahogando la economía.
cuarentena peatonal

La integración de una mesa tripartita fue la salida a los planteos que al cierre de la semana pasada recibió el Presidente de la Nación, tanto del sector empresario como del sindical. Sus principales referentes expusieron en detalle la situación que atraviesan que, según estimaciones de la CGT, pone en riesgo que 5 millones de trabajadores no reciban su salario. Más aún, un importante número de pequeñas empresas podrían cerrar si sus puertas no se abren antes del 15 de este mes.

Lo plantearon en esos términos los referentes de distintos agrupamientos empresariales de la Provincia.  Se reconoce la necesidad de mantener cuidados a fin de evitar la propagación del COVID-19 por lo que la flexibilización que se analiza se refiere a turnos especiales que eviten horas picos en transporte y que, en especial, se eliminen los condicionamientos de logística. 

Tanto desde el sector comercial como del industrial demandan la reactivación progresiva con ayuda del Estado, para luego continuar aportando a su sostenimiento. También piden diálogo para evitar la toma de decisiones sin la consulta y la coordinación necesaria entre el gobierno, la producción y el trabajo.

Hay cuestionamientos al programa aprobado por el Gobierno para contribuir especialmente al pago de haberes por parte de empresas que no han tenido ingresos por el aislamiento obligatorio y no pertenecen a sectores reconocidos como actividades esenciales. Los créditos bancarios dispuestos no representan una salida debido a que la tasa de interés del 24% encarece su valor al llevarla a la práctica, fue una de las críticas. También se indicó que los sueldos de marzo se liquidaron sin que las empresas sean exceptuadas del pago de cargas patronales y pese a la actividad nula, se deben cumplir con diversos costos operativos.

Un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para la Argentina, estima que en razón de la caída del PBI por el Covid-19 podrían perderse casi 350 mil puestos de labor. Esa es una de las referencias a las que se remite la conducción nacional de la CGT para sumarse al reclamo de una recuperación paulatina de la actividad, especialmente en sectores como el de la construcción y de la industria dentro de los que se pueden establecer un esquema preventivo dentro de la reactivación, siempre priorizando la salud de los trabajadores.

Desde el sector empresario se ha planteado la necesidad de generar mecanismos que permitan que aquellas personas que no puedan trabajar tengan asegurado un ingreso que les permita sostener su familia. Llevará a la mesa de diálogo, se anticipó, la propuesta de un subsidio de desempleo compartido entre los empleadores y el Estado.

Los especialistas en salud saben que las cuarentenas extendidas terminan perdiendo eficacia, generan preocupación por su impacto económico y resienten la salud mental de la población. Una pandemia como la que está generando severos problemas en distintas partes del mundo está mostrando un abanico de decisiones cuya eficiencia está a prueba. Se estima que el coronavirus estará instalado en lo que queda de 2020 y podría extenderse más tiempo, por segundas olas de brotes y contagios. De allí que pese a críticas por una eventual salida de la cuarentena, no es cuestionable que se sucedan los períodos de tensión y relajamiento de las restricciones.

Tolerancia y disciplinamiento serán virtudes en los tiempos por venir.

Salta, 06 de abril de 2020

Te puede interesar