Buscan ampliar un programa que combina producción y protección del medio ambiente

El País 03 de octubre de 2022
Se trata de Paisaje Productivo Protegido (PPP), iniciativa que impulsa la Fundación ProYungas. Actualmente abarca 2 millones de hectáreas en todo el país, pero prevén alcanzar solamente en el Norte Grande las 3 millones de hectáreas.
ZKJ7XKFZVNALRNQPDFLR253C2U

La cuestión ambiental volvió a ocupar el centro de la escena política y mediática en las últimas semanas con la discusión de proyectos de Ley de Humedales, con críticas de los sectores productivos que aseguraron que la norma es perjudicial. No obstante, una iniciativa pudo hacer confluir tanto los intereses económicos como ambientales para proteger un área de 2 millones de hectáreas.

Se trata del Programa Paisaje Productivo Protegido (PPP) creado por la Fundación ProYungas. La iniciativa surgió de “la evidencia tangible y corroborable que adosada a áreas productivas se encuentran superficies importantes de ambientes silvestres protegidos o conservados dentro del propio patrimonio del productor o empresa”, explicó la Fundación, que la semana pasada realizó un encuentro en Puerto Iguazú con ONG´s, instituciones y 15 empresas que llevan adelante este proyecto que combina la explotación de recursos naturales con la protección de áreas silvestres.

Vínculo con la sociedad

Según comentó a este medio el presidente de ProYungas, Alejandro Brown, “hay muchas empresas que tienen cuantiosos espacios silvestres conservados en buen estado y que es un activo ambiental que protege con sus recursos. La importancia principal del concepto de las PPP es generar un vínculo con la sociedad mucho más positivo y que éste pueda ir contribuyendo paulatinamente a mejorar y solucionar los temas solucionables en una relación armónica entre empresas, productores y asociaciones civiles y encauzar acciones que corrijan las cosas que haya que corregir”.

“El programa hace visible este vínculo positivo, que puede involucrar a muchos millones de hectáreas de naturaleza preservada en Argentina. A partir de esta puesta en valor de este hecho positivo se trabaja en conjunto en otros aspectos que puedan mejorar este vínculo que sin duda contribuye a una alianza de provecho mutuo entre naturaleza y producción”, agregó Brown.

A la actualidad, según consignó la Fundación, la principal meta del programa era desarrollar PPP en los distintas ecorregiones del Norte Grande y en las distintas actividades productivas relevantes como lo son la caña de azúcar, forestaciones, ganadería, yerba mate y té, granos, cítricos y frutales. “Esta meta inicial ha alcanzado los 2 millones de hectáreas en un amplio abanico de actividades productivas y situaciones ambientales, tanto en Argentina como en Paraguay, Chile y Bolivia”.

Norte Grande

La región norte del país es de gran importancia para el proyecto. Del total de 2 millones de hectáreas comprendidas dentro de las PPP, casi 700.000 corresponden al Norte Grande, superficie que pretenden duplicar para el 2025 y alcanzar al menos 3 millones de hectáreas para el 2030 en dicha zona. También se prevé sumar superficie y rubros productivos en los países limítrofes en primera instancia. Para alcanzar estas metas se requiere armar una estructura o Red de empresas y OSC que empujen y den contenido al programa, incluyendo organizaciones del sector productivo como una forma de escalar el alcance regional del concepto.

Para Brown, la necesidad de crecer en esta región “se debe a dos cuestiones: por una lado porque es el espacio del país más dinámico en cuanto a la apertura de la frontera agropecuaria, mientras que al mismo tiempo cuenta con una alta diversidad ambiental y social. El grueso de la áreas de conservación están en esta región y también la mayoría de las comunidades indígenas. No es trivial pensar en el Norte Grande si queremos pensar en el futuro de la Argentina”.

“Este combo entre producción, naturaleza e inclusión social, requiere de un abordaje holístico que tenga al sector productivo como un eje articulador territorial que le permita producir mejor, reduciendo conflictos y facilitándose la introducción de sus productos en un mercado internacional cada vez más exigente en materia ambiental y social”, concluyó.

Infobae

Te puede interesar