Vacunas VIP: crece el escándalo y hay más funcionarios inmunizados

El Pais 22 de febrero de 2021
El ministro Martín Guzmán también recibió una dosis. Alberto Fernández calificó de “reprochable” lo sucedido en Salud. Organismos internacionales condenaron lo sucedido.
martin-guzman_1613958386

“Un claro caso de corrupción”. Así definió ayer la presidenta de Transparencia Internacional, Delia Ferreira Rubio, al escándalo del “vacunatorio VIP” en la Argentina.

La cordobesa utilizó su cuenta de Twitter para compartir una nota sobre la polémica que terminó con la salida de Ginés González García en el Ministerio de Salud.

La abogada subrayó que “el escándalo de las vacunas para los amigos del poder es un típico ejemplo de corrupción”.

Su pronunciamiento no hizo más que elevar la escala que está teniendo el escándalo de las vacunas a funcionarios, sindicalistas y amigos del poder, y que golpeó de lleno en el Gobierno de Alberto Fernández.

Ayer, el Presidente dijo que lo sucedido en el Ministerio de Salud era un “hecho reprochable” que no podía avalarse. Lo hizo horas antes de partir hacia México (ver página 7).

Las palabras del mandatario buscaron cerrar una herida política que, por el contrario, sigue abierta. No sólo por el impacto social que se provocó a partir de la declaración del periodista Horacio Verbitsky (quien ayer pidió “perdón” por haberse dado la vacuna), sino porque siguen apareciendo nuevos nombres de inmunizados con la Sputnik.

Por ejemplo, ayer el diario La Nación publicó que el ministro de Economía, Martín Guzmán, también recibió la vacuna.

Guzmán tiene 38 años, no presenta enfermedades preexistentes y está fuera del grupo de riesgo. Sin embargo, recibió la primera dosis.

“Se vacunó, sí. Fue hace unos días por indicación del equipo médico presidencial para los que van a giras con el Presidente”, le dijeron al diario porteño fuentes cercanas al economista.

Guzmán es uno de los funcionarios que acompaña a Fernández en su viaje a México y tenía pensado un viaje a Washington DC a fines de febrero, que se habría aplazado hasta el mes próximo.

Pero en Casa Rosada dieron una versión diferente del hecho. Según dijeron, la idea de que Guzmán se vacunara no vino de Presidencia, sino que fue “una recomendación de la gente del G20” anterior al escándalo de las vacunas VIP.

La situación no parece controlada, ni mucho menos. Sobre todo porque no sólo Transparencia Internacional hizo referencia al hecho.

Ayer, Human Rights Watch (HRW) denunció al Gobierno argentino por “abusos de principios de derechos humanos” en el marco del escándalo por la vacunación VIP y señaló que “el orden de acceso a la vacuna debe ser transparente y basarse en criterios de salud pública, no en afinidades ideológicas o cargos de gobierno”.

José Miguel Vivanco, director de la División para América de la organización, escribió en su cuenta de Twitter que “ante escándalos en Perú y Argentina, gobiernos de la región deben establecer salvaguardas para evitar más abusos”.

A nivel local, la oposición no perdió un solo minuto para criticar al Gobierno nacional. Y además, aparecieron pedidos relacionados con la prioridad de los funcionarios.

El bloque de diputados nacionales de la Coalición Cívica, que lidera Elisa Carrió, anticipó que presentará un proyecto de ley para que los líderes de todos los espacios políticos, los funcionarios públicos y sindicalistas sean los últimos en acceder a la vacuna, luego de que se haya terminado de inocular a todos los pacientes de riesgo.

“En un país donde agrupaciones políticas como La Cámpora se adueñaron de la campaña de vacunación, los líderes de todos los sectores tienen que ser los últimos en vacunarse”, señalaron desde la CC.

También habló Mario Negri, presidente del interbloque de Diputados de Juntos por el Cambio.

“Presidente, no se trata de escarnio público. Usted estableció un protocolo de vacunación y se violó. Todos sabemos que faltan vacunas, pero acá sobra inmoralidad pública. Entregue la lista de los que se beneficiaron por ser amigos del poder mientras otros morían por no tener padrinos”, dijo.

“No hubo vacunatorio VIP”

La flamante ministra de Salud, Carla Vizzotti, anunció ayer que elevará a la Jefatura de Gabinete una propuesta “de monitoreo, información periódica y recomendaciones de cómo vacunar escalonadamente a la población estratégica” contra el coronavirus, en una gestión que, además, tendrá en foco profundizar las negociaciones para recibir nuevas dosis.

Además, Vizzotti aseguró que “de ninguna manera funcionaba un vacunatorio VIP ni no VIP en el ministerio” y que, en cambio, se trató de una “situación puntual”, en alusión a lo sucedido.

Macri. Anoche, el expresidente Mauricio Macri declaró que no se había vacunado. “Ante las reiteradas consultas sobre si me he vacunado, quiero aclarar que no me di ninguna vacuna contra el coronavirus y tampoco lo voy a hacer hasta que el último de los argentinos de riesgo y de los trabajadores esenciales la haya recibido”, escribió en su perfil de Twitter. Y agregó una crítica al Gobierno nacional: “Repudio que el Gobierno, desde el propio Ministerio de Salud, haya facilitado la vacunación VIP para amigos y partidarios. Comparto la indignación de los argentinos frente a aquellos que decidieron ponerse por delante de tantas otras personas de riesgo”.

La Voz

Te puede interesar