El diario Clarín destaca el “enoturismo” de Cafayate

Turismo 24 de noviembre de 2021
“Cafayate: el pueblo entre viñedos, montañas y cardones de los Valles Calchaquíes” reza el título con el que una periodista del diario Clarín contó su experiencia en el sur salteño.
cafayate-un-pueblo-de-vinedos___VVBmGC41C_1256x620__1

Con viñas ubicadas a una altura de entre 1.500 y 3.00 metros sobre el nivel del mar, el NOA es el segundo destino de los enoturistas.

El turismo ligado a la producción del vino está en pleno crecimiento. Relax y placeres en contacto con la naturaleza. Del Norte a la Patagonia y de Cuyo a la Costa Atlántica, hay circuitos adaptados a viajes en pareja, amigos, o en familia.

¿Por donde empezar? No solo Mendoza y San Juan son sinónimos de turismo de bodegas rodeado de paisajes increíbles. El Norte argentino es el segundo destino en visitantes del turismo del vino, según el observatorio del Enoturismo de la Corporación Vitivinícola.

Prepandemia, el turismo del vino alcanzaba a 1.6 millones de visitantes al año. El 74% respondía a visitantes de la región Centro-Oeste (Mendoza, San Juan y Neuquén), el 17% a las provincias del Norte (Jujuy, Salta, Tucumán, La Rioja y Catamarca) y el 9%, a las provincias de la nueva región vitivinícola (Buenos Aires, Entre Ríos, Córdoba, Río Negro y Chubut).

Los vinos de altura, característicos de la vitivinicultura de Salta y Jujuy, son un acertado plan para volver a viajar. Y en ese recorrido, no puede faltar Cafayate, el pueblo entre viñedos de los valles Calchaquíes.

 

Hoja de ruta

Es necesario, al menos, una estadía de 48 horas en Cafayate (Salta), para conocer sus sitios emblemáticos y degustar sus vinos. Es promocionada como la "Ruta del vino más alta del mundo".

El paseo puede comenzar en un viñedo. Recorrerlo por sus senderos a pie, a caballo o en bicicleta.

Subir a la torre de bodega El Esteco y sorprenderse con los distintos paisajes de montaña, en un paneo que arranca en las sierras de la Aconquija y culmina en los valles Calchaquíes.

Al mediodía, el plan es almorzar en un jardín de rosas y cardones en bodega Piatelli. Luego, pasear por los alrededores de la plaza céntrica y sus bares, aprovechar para hacer una visita guiada a la bodega El Porvenir.

Frente a la plaza, está la catedral Nuestra Señora del Rosario. Fue construida en 1885 y es una de las pocas iglesias sudamericanas que conserva sus cinco naves originales. En octubre, los pobladores celebran las fiestas patronales en devoción a la Virgen del Rosario.

Para calmar el calor, bien viene un helado de vino. Elaborado desde hace varias décadas por las heladerías artesanales del pueblo, puede degustarse este postre a base de cabernet, malbec y torrontés.

Y, por la noche, llegó el momento de descorchar un vino de altura (puede ser Cabernet Sauvignon o Pinot Norie) y compartirlo con unas empanadas al horno de barro en la galería del hotel Patios de Cafayate, contemplando el cielo estrellado. 

Camino a Cafayate

Por la ruta 68 se llega a Cafayate, un viaje de 189 km al suroeste de la ciudad de Salta. En auto se tarda en promedio tres horas porque es un camino sinuoso y lento que atraviesa distintos pueblos.

A solo 20 kilómetros de la comarca viñatera, está la reserva natural de La Quebrada de las Conchas.

Es aconsejable detenerse en las distintas paradas, una muy cerca de la otra, y descubrir el Anfiteatro, la Garganta del Diablo, el Sapo, las Ventanas, los Castillos y el Obelisco. Son todas formaciones en roca, donde la erosión y los millones de años, han transformado ese sitio de enorme belleza natural en un lugar mágico y lleno de energía.

Un cartel, pintado blanco y negro, en el kilómetro 62, avisa que se está frente al puente Morales. Construido en 1929, es donde se filmó una de las escenas más recordadas de la película Relatos Salvajes (estrenada en 2014 y dirigida por Damian Szifron).

El sitio está intacto como cuando Leonardo Sbaraglia y Walter Donado, se trenzan a golpes en un precipicio junto al río.

El paisaje cambia por completo al llegar al Valle de Cafayate, a 1.700 metros sobre el nivel del mar.  Entre los ríos Calchaquí (norte) y Santa María (sur), se ingresa el pueblo con sus mantos de viñedos y cerros con cardones.

La montaña envuelve al valle y en su interior, están los viñedos, las casonas de campo y sus bodegas.

Hacia el norte del valle hay viñedos plantados a 2.400 y hasta 3.000 metros de altura. Y hacia el sur, la localidad catamarqueña Chañar Punco, cuenta con plantaciones de vid a 2.000 y 2.400 metros de altura.

La amplitud térmica, diferencia de temperatura entre el día y la noche, es notable. El sol brilla fuerte en los calurosos días de primavera, y la luna ilumina la noche fresca cordillerana.

El pueblo tiene cada vez más opciones de hospedajes para todos los bolsillos. Desde el elegante hotel de campo Patios de Cafayate (su casco original es de 1892 y conserva parte del antiguo mobiliario de la familia Michel Torino), a posadas, hostales y lodges de montaña con terraza privada mirando al viñedo.

Una parada recomendada es el Museo de la Vid y el Vino, en pleno centro, en calle Güemes Sur. Con una muestra interactiva de luces, imágenes y sonidos, el museo repasa la historia de los vinos de los valles Calchaquíes y las plantaciones en altura.

La particularidad de su suelo y su clima, ha permitido que Cafayate sea el terruño ideal para la variedad Torrontés riojana. Es una cepa emblema del vino blanco de altura en Argentina. Con tonos dorados y fuerte aroma frutal, el torrontés es muy demandado por el consumidor argentino y celebrado por los enoturistas que llegan al valle.

El Esteco y Patios de Cafayate

El complejo enoturístico de Bodega El Esteco (Grupo Peñaflor), tiene en un mismo predio, los viñedos, la bodega, el restaurante y el alojamiento en el hotel Patios de Cafayate, de estilo colonial.

Este 2021, recibieron el premio Travellers’ Choice de TripAdvisor.  Los viajeros de ese portal premiaron la experiencia completa: “las catas de nuestros vinos, la gastronomía de nivel internacional, el alojamiento de primer nivel e inolvidables cabalgatas por los viñedos de los Valles Calchaquíes”, apunta el gerente de enología, Alejandro Pepa.

La bodega El Esteco tiene una capacidad de procesar 10 millones de litros por año y 580 hectáreas de viñedos en Cafayate (a 1.700 msnm), en la provincia de Salta y otras 210 hectáreas en Chañar Punco (a 2.000 msnm), en el departamento de Santa María, Catamarca.

Pepa explica que la calidad de los vinos de Cafayate tiene directa relación con su clima dual, una amplitud térmica que varía del día a la noche entre los 36º y los 12º y con no más de 214 mm de precipitaciones anuales, estivales.

“En las viñas de El Esteco se pueden encontrar variedades de torrontés, chardonnay, syrah, malbec, merlot, tannat, pinot noir y sauvignon blanc, y una de las mejores versiones de la uva Criolla, de vides de 80 años de antigüedad”, dice el enólogo.

Además de la propuesta vínica, El Esteco es reconocido por su hospedaje 5 estrellas (con visitas a la bodega y las viñas) y la gastronomía del restaurante las Rosas, de la chef Virginia Martín, quien reinterpreta los sabores autóctonos de la región en platos gourmet maridados con las mejores expresiones del vino de los valles.

Gastronomía y vinos

La encargada de Turismo de Bodega Piatelli Cafayate, Jimena Gianola Otamendi, sostiene que el crecimiento y la evolución que ha logrado el vino en la Argentina en estos últimos años, ha obligado a la gastronomía a no perder pisada.

"Los restaurantes de bodegas han tenido que aggiornarse para crear momentos de placer que potencien el disfrute del vino y la comida", destaca.

La propuesta gastronómica de Piatelli Vineyards, resalta los sabores y productos del Norte.

"Usamos el mejor producto de cada estación, pero con un toque diferente, para que el cliente no repita el mismo plato, ni presentación en cada lugar donde come", dice Gianola Otamendi.

En la búsqueda de los maridajes entre comida y vino, es central la opinión de los enólogos.

En la creación del menú de Piatelli (en las bodegas de Salta y Mendoza, la enóloga es Valeria Antolín) se hacen pruebas con los distintos platos y vinos. Así una costilla de cerdo, con barbacoa al horno de barro, quinoa cremosa con puerro y calabacín verde, combina a la perfección con un Malbec reserva de la bodega.  

Camino de cardones

Comienza a atardecer, los colores violáceos del cielo iluminan el camino de altura hacia bodega San Pedro de Yacochuya, a 2.035 metros de altura.

Es un paraíso de 16 hectáreas de viñedos, montañas y el río Yacochuya (que en lengua quechua significa "agua clara"), donde el afamado enólogo francés Michel Rolland se asoció con la familia Etchart. para elaborar vinos de alta calidad enológica.

Imposible no detenerse a contemplar el extenso camino de cardones y muros de piedras bola, que conducen a las montañas y sus viñedos. Entonces, solo queda maravillarse con el paisajes y su entorno: respirar el aire puro, oír el cantar de los pájaros y el el eco del viento en los cerros.

MINIGUÍA

Cómo llegar: Desde Salta capital por la ruta provincial 68 que se encuentra asfaltada, es un tramo de 189 kilómetros. Es recomendable viajar por la mañana para poder recorrer los pueblos del Valle de Lerma hasta llegar a la Quebrada de las Conchas.

Para llegar desde Cachi, se debe tomar la Ruta Nacional Nº 40 (ripio) y son 157 kilómetros.

Te puede interesar