El “hombre gato” fue condenado a perpetua por el crimen de su madre y de su tía

El Pais 03 de noviembre de 2021
Un jurado popular declaró culpable por unanimidad al ingeniero electrónico israelí Gilad Gil Pereg, conocido como el “hombre gato” por comportarse como un felino, por los crímenes de su madre y su tía, Pyrhia Saroussy y Lily Pereg, respectivamente, ocurridos en 2019 en Guaymallén, Mendoza. Fue condenado a prisión perpetua.
gil-pereg-el-hombre-gato

Un jurado popular declaró este miércoles por unanimidad culpable al ciudadano israelí Gilad Pereg por los asesinatos de su madre y su tía. Ambas fueron halladas enterradas en enero de 2019 en los fondos de su casa de la localidad mendocina de Guaymallén.

Tras darse a conocer el veredicto, la jueza Laura Gallardo, a cargo del debate oral, decidió pasar a un cuarto intermedio para poder determinar la pena. Y, luego de más de tres horas de deliberación, el hombre fue hallado responsable del "homicidio agravado por el vínculo" de su madre, Phyria Saroussy (63), y del "homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego" de su tía Lily Pereg (54).
 
El fiscal mendocino, Fernando Guzzo, había pedido al jurado popular que dicte un veredicto de culpabilidad para el israelí que se cree gato, tras considerar que cometió un "asesinato despiadado" con "plena consciencia de la criminalidad de sus actos".

"Nunca negamos que tiene una enfermedad, que padece una patología" pero "no es inimputable", manifestó el fiscal en su alegato de clausura ante el jurado.

En tanto, la defensa del hombre pidió que lo declararan inocente. Se basaron en la pericia de psicólogos y psiquiatras que determinaron que padece parafrenia y, por lo tanto, sostuvieron que debían ser considerados inimputables.

Los abogados Maximiliano Legrand, Lautaro Brachetta y Sebastián Garro solicitaron además al jurado popular que si no se inclinaban por la inocencia de Pereg, lo declaren culpable por el delito de "homicidio atenuado".

Tras escuchar los alegatos, el acusado hizo uso de sus últimas palabras y dijo: "A mí me están culpando a la fuerza. Intentan decir que hice cosas que yo no hice. Buscaron la forma de acusarme de la desaparición (de mi madre y mi tía) por eso me hicieron los allanamientos y me secuestraron las armas".

Luego, al querer dar su versión de los hechos, sostuvo que la Policía hizo cuatro allanamientos en su casa y no encontró nada. Aseguró que lo detuvieron y le secuestraron tres armas: "Y justo ahí, al día siguiente, encontró (enterrados) supuestamente los cuerpos". "Quiere decir eso (que la policía y la fiscalía) plantaron los cuerpos y no voy a creer que mi madre está muerta hasta no ver el cuerpo", terminó.

Te puede interesar