La pesada carga de la duda

Opinion 28 de julio de 2020 Por Mario Ernesto Peña
Hay que profundizar la situación del Hospital del Milagro, que no quedó bien clara con la explicación de su director,  el Dr. Juan José Esteban, al que le tengo un gran respeto, respecto de falsos positivos de Covid. Hay un sector del hospital que podría estar haciendo su negocio: son los bioquímicos. 
WhatsApp Image 2020-07-28 at 19.45.43

Es duro plantearlo porque hay profesionales involucrados pero hay cosas que dan para pensar respecto de alguna intención de aprovechamiento económico espurio. Uno se pregunta cómo puede una institución fallar como está fallando este nosocomio cuando el propio Dr. Esteban dijo que es un hospital de referencia. Además, siempre fue el centro más importante de la Provincia para el tratamiento de infectados y no se sabe de fallas anteriores.

Sin embargo en dos meses hubo errores en los análisis y los resultados correctos salieron de consultorios privados. Entonces, uno dice se habrán roto los equipos? Habrá habido una mala manipulación? Habrá habido intencionalidad? Sería  un poco ruin pensar que suceda en un establecimiento público, pero en la parte privada eso no pasa. Los laboratorios privados deben hacerse responsables de los resultados, al igual que el Gobierno respecto de un hospital.  Sobre los 19 falsos positivos de Covid 19 entre el personal del hospital Papa Francisco es la dirección del Hospital del Milagro la que tiene una responsabilidad mayúscula.

Ahondando más en la cuestión, se supo que los profesionales que están en el área bioquímica del hospital en cuestión son propietarios o trabajan en laboratorios privados. Quien tiene la posibilidad económica de realizarse una prueba PCR para tener una certeza respecto del coronavirus, seguramente recurre al sector privado. Por $8.000 sabe  que el resultado es certero. Quien le da esa certeza? Un laboratorio privado. 

Tras los exámenes fallidos que obligaron al cierre del laboratorio de El Milagro hasta el jueves próximo, la confianza en el sector privado crece.  Sobre el sector púbico han quedado muchas dudas y lo peor que puede pasar en la salud en estos casos, es la duda. La dificultad radica en que no todos pueden pagar una prueba de estas características, que no tiene cobertura. Los 19 trabajadores de la salud pudieron hacerlo, porque el Estado se hizo cargo de los estudios. Esto le da otra dimensión al problema.

Qué garantías tenemos que los resultados anteriores estuvieron bien hechos?. La gente que está contagiada es la que se dice que es o hay más o menos personas contaminadas?. Los resultados que se dieron positivos podrían haber sido negativos? Porque hay gente que no siente absolutamente nada; los asintomáticos andan por la calle y ni se dieron cuenta que tiene coronavirus.

Qué responsabilidad le cabe al  personal y al mismo director del hospital en la incertidumbre generada? Creo que se requiere una gran investigación dentro del establecimiento. Hasta ahora no escuché de la señora Ministra ninguna referencia sobre qué va a pasar y cuáles  son las garantías que el propio Estado da de que esto no vuelva a pasar, porque ya pasó dos veces en dos meses.  Será un maniobra de los propios profesionales para que la gente vaya a los privados? Será un gran negocio de privados, atento a que hay  solo cuatro laboratorios en Salta que realizan este testeo?. 

Precisamente se supo que el Hospital Oñativia ha sido autorizado a realizar PCR para Covid 19 y es de suponer que será la alternativa a El Milagro. O quizás, el Ministerio de Salud  direccionará enfermos al Oñativia para cruzar información con los resultados del Milagro. Será el Oñativia la contraprueba del Milagro o cada hospital hará lo propio? No hay una versión oficial al respecto y la ministra Josefina Medrano hasta ahora no ha dicho “esta boca es mía”.

Y tiene mucho para decir: sabe lo que ha ocurrido ahora y anteriormente. También sabe que solo ella es la que debe representar la garantía del Estado que sus respuestas son certeras y nadie debiera ir al sector privado buscándola. En este momento, la respuesta no certera del Estado hace que la gente que quiera hacerse un estudio creíble pague $8 mil pesos. El sistema público de salud no presta el servicio que corresponde.

Quien debe dar una respuesta a estos interrogantes es el  Gobierno Provincial, a  través del Ministerio de Salud. Algunos dirán: “¿y los privados?” Los privados?… hacen su negocio. Hay que ver quien le manda  los clientes, no va a ser cosa que se los esté mandando el mismo Estado. 

La mayor parte de los bioquímicos son exactamente los mismos que a la mañana trabajan para el Estado y a la tarde, están en un laboratorio privado. Sin embargo, los análisis del Estado no son del todo confiable pero los de la parte privada, sí. 

Esta ecuación no cierra bien. En el hospital están trabajando con mal equipamiento, con insumos de dudosa calidad? La verdad que no lo sé. Sugestivamente dos veces fallaron los resultados del  Hospital del Milagro, situación que no tiene antecedentes. 

Que cada uno que piense lo que quiera pero el Estado debiera aliviar la pesada carga de la duda.

Te puede interesar