Mujeres de la libertad

Estos días de junio los salteños y de a poco en toda la Argentina, también, recordamos la gesta heroica de los gauchos famosos que al triunfar en la lid sin cuartel coronaron la patria orgullosa de radiante y sublime laurel como dice el Himno a Güemes.

Opinión 10/06/2024 Juan Manuel Urtubey

Lunes

Esta gesta fue posible gracias a la determinación inquebrantable de quien la condujo, de sus abnegados seguidores, los gauchos de Güemes y del valiosísimo aporte de muchas mujeres, algunas inclusive en el campo de batalla y otras que montaron una red de espionaje que fue determinante en el curso de nuestra historia.

Hoy quiero hablarles de una mujer esencial, Macacha Güemes, como su hermano, Martin Miguel, hijos del tesorero del Virreinato, Gabriel de Güemes Montero y María Magdalena Goyechea y de La Corte, de quienes recibieron, al igual que sus hermanos, una gran formación y el amor a su tierra, que desde niños conocieron en interminables cabalgatas que fueron construyeron esa unión tan profunda que duró hasta el último de sus días.  

De ese enorme grupo de mujeres de las que les hablaba, injustamente ignoradas por nuestra historia, recordamos, entre otras a Martina Silva de Gurruchaga,  María Loreto Sánchez Peón de Frías, Juana Moro de López, Andrea Zenarruza de Uriondo, Juana Manuela Torino de Zorrilla, Celedonia Pacheco de Melo de Anzoátegui, María Petrona Arias, Emetria Celedonia Pacheco y Melo, Gertrudis Medeiros, Toribia, la linda,  y su máxima referente, sin dudas, fue María Magdalena Dámasa Güemes de Tejada, apodada Macacha desde niña.

Esas grandes mujeres que hicieron grande a nuestra patria, sumando a la tarea tradicional, en la confección de las prendas que lucirían los Infernales de Güemes, fueron las protagonistas de lo que se llamó las Bomberas de Güemes. 

Ellas, llevaban y traían información sobre los realistas que era vital para el éxitos de las acciones militares de Güemes y sus infernales. Para conseguir esa información participaban en verdaderas acciones de inteligencia, en el campo, en reuniones sociales y fiestas, arriesgando su libertad y hasta sus vidas.

La presencia de Macacha, trascendió esta heroica acción, elegido gobernador Martin Miguel, ella se convirtió en la principal asesora y una de sus principales puntales ya que él debía atender simultáneamente la gestión y el frente de batalla. Su influencia creció de manera tal que la llevo a convertirse en la principal responsable del pacto de los Cerrillos, allanando el camino al funcionamiento del Congreso del Tucumán y la declaración de la Independencia el 9 de julio de 1816.

Fundadora, junto a José Ignacio Gorriti, del partido Patria Vieja, fue protagonista de la vida política salteña aún después de la muerte de su hermano. En Septiembre de 1821 su detención desencadenó la “revolución de la mujeres” que culminó con la recuperación de la libertad de Macacha y la asunción de José Ignacio Gorriti como gobernador de Salta.

Los despido apelando a Jaime Dávalos y su celebre serenata: “Macacha Güemes tus ojos son dos luceros en guerra… Mamita del pobrerío, palomita mensajera, que entre el gauchaje lucía lo mismo que una bandera…”

Más noticias
WhatsApp Image 2024-06-13 at 18.07.38

Lógica de la discordia

Abel Cornejo
Opinión 13/06/2024

El gobierno nacional se enfrenta a un momento crucial de su mandato y utilizo la palabra mandato, porque pasados seis meses, el déficit fundamental que se observa es la falta de gestión.

Destacadas

Recibí información en tu mail