Obligación

Opinion 05 de abril de 2021
Frente al Covid, hay dos señales preocupantes. Una de ellas es el comportamiento social frente a la obligación de cuidados personales; la otra es la agenda de la dirigencia política. Basta revisar la portada de medios y portales informativos para confirmar que las preocupaciones de quienes tienen funciones de gobierno no necesariamente coinciden con las del hombre común.
muestra%20COVID19%281%29

El fin de semana largo dejó varias pruebas que hay nutridos grupos que se resisten a tomar en serio las advertencias que formula la autoridad sanitaria. Pareciera que se hace caso omiso a las consideraciones de Francisco Aguilar, el presidente del Comité Operativo de Emergencia, quien informó que se está reorganizando el sistema sanitario local ante el incremento de casos, que hace prever el ingreso de Salta de la segunda ola de contagios. El titular del COE afirmó que no llegó aun; hubo brotes que anticipan una ola y la sociedad tiene que estar preparada con medidas de cuidado.

Sin embargo, el informe policial sobre controles de un fin de semana largo no revela ese comportamiento al que se convoca. Casi 4 mil operativos de seguridad para resguardar la salud pública ante la pandemia permitieron detectar 19 fiestas clandestinas, una cifra creciente que solo marca una tendencia porque debe quintuplicarse por lo menos para cerrar un número aproximado a lo que realmente sucede con este tipo de reuniones sociales. Las prohibiciones generaron y promueven las clandestinidad y ésta, contagios que también transitan por curvas crecientes.

De todas maneras, allí no se agota el listado de infracciones. Supera el millar el número de actas que labró el personal de seguridad por diversos incumplimientos, especialmente por el no uso de barbijos, por circular fuera del horario permitido y por no cumplir protocolos en locales comerciales, algunos llegaron a ser pasibles de clausuras preventivas por la repetición de violaciones a normas vigentes. También se registraron casi 2 mil infracciones en materia vial, detectándose 55 conductores circulando con graduación alcohólica, pese a las severas sanciones que se prevén al respecto.

Esta referencia describe que una parte de la población no le ha tomado el peso al impacto del crecimiento de contagios en la estructura sanitaria provincial, que en un punto óptimo puede llegar a disponer de unas 320 camas Covid. Solo los que han transitado o lo están haciendo los síntomas de la enfermedad saben de las limitaciones de las prestaciones que ofrece el Estado. Los canales de comunicación están saturados y no operan con la agilidad que sería menester. Los testeos, al menos en la Capital durante el feriado de Semana Santa, se interrumpieron y los sintomáticos deambulan sin la necesaria contención. Esa insuficiencia es la que provoca que el Ministro de Salud denuncie que los enfermos llegan tarde a la consulta. 

Por ahora no hay datos que indiquen que las clases presenciales estén impactando en el crecimiento de contagios y en cinco días más se podrán ponderar los efectos de la exitosa Semana Santa turística, que ubicó a Salta entre los seis destinos más demandados por los visitantes. Hubo una fuerte apuesta a la responsabilidad para demostrar que se debe convivir con un virus mutante poniendo equilibrio entre salud y economía, con un prolijo control de daños.

Las conversaciones para definir el destino de las PASO nacionales deben transitar por ese camino. Los intereses de espacios políticos no pueden ser la razón de la negociación sino la necesidad de equilibrar la salud de la población y la de las instituciones de gobierno. Es la obligación de este tiempo.

Salta 05 de abril de 2021

Te puede interesar