Rigor

Opinion 03 de julio de 2020
Cierra una semana que volvió a poner al Covid 19 en el centro de las preocupaciones del Gobierno Provincial. Pero también de la sociedad, que ha sentido el rigor de nuevas medidas en el marco del distanciamiento social, cuyos resultados son evaluados para determinar si se profundizan o se flexibilizan. De allí la expectativa en torno de algún mensaje del titular del Ejecutivo, que suele producirse los domingos.
control_peatonal

Hay datos que justifican la preocupación, especialmente por el hecho que no hubo día que no se confirmara un nuevo contagio, con una frontera norte que sigue siendo una amenaza y una inevitable afluencia de ingresos a la Provincia, dependiente en materia de provisión de insumos esenciales. Todo ello con un dinamismo que no permite a las autoridades del Comité de Emergencia vislumbrar que se ha llegado al pico de la pandemia.

Otro dato importante es el reconocimiento por parte de la titular del COE que se busca que el sistema de salud no se desborde y no se trata de un exceso de prevención. Hay que tener en cuenta que los 45 casos confirmados se distribuyen en solo dos áreas: la Capital y los departamentos de Orán y San Martín. 

Esa concentración ha motivado denuncias de quienes cumplen aislamiento, por considerar que los recursos disponibles no son suficientes y complican la situación de quienes están sometidos al mismo. Al respecto, han surgido contradicciones entre los informes oficiales y los testimonios como el de Mario Cerruti, el médico clínico contagiado de coronavirus por el primer caso que se dio en Tartagal. Aislado en el Hospital Juan Domingo Perón informó que le sorprendió que a tres meses del inicio dela pandemia en Salta, haya carencias para encararla.

La frontera con Bolivia, Chaco y Jujuy –tres jurisdicciones con una evolución muy alta del coronavirus- encierra al norte salteño y da las razones para un aceleramiento en el registro de casos en Salvador Mazza, Mosconi, Aguaray, Orán, Pichanal y Tartagal. Esa situación ha sumado otra circunstancia que demanda mayores cuidados; se trata de la confirmación del contagio de un miembro de una comunidad originaria.  Las particularidades culturales de estos grupos exigen que se extremen los esfuerzos para evitar una propagación por contactos estrechos. 

Dos decisiones que se adoptaron en las últimas jornadas alientan expectativas positivas en el control de la pandemia. Por un lado desde la semana próxima se harán testeos masivos en barrios vulnerables en Orán, la localidad norteña con más cantidad de casos. También se probará la aplicación de testeos por pool, que viene dando buenos resultados en la Provincia de Buenos Aires.

En el primer caso, se trata de testeos rápidos que serán indicativos para determinar si es posible que haya circulación comunitaria. En el segundo, con el apoyo de la Universidad Nacional de Salta y el Conicet, se harán PCR grupales. Tienen un alto grado de certeza y con esa metodología se podrá hacer un significativo ahorro para facilitar su aplicación.

Hay incertidumbre, dijo la Ministro de Salud y de allí la importancia que se está dando a una evaluación del comportamiento social de esta semana, durante la que hubo mayores controles sobre lugares de concentración de personas. Pero también hubo limitaciones al funcionamiento de ferias y centros comerciales.

Vale repetir frente a este panorama que hay un gobierno y una sociedad dispuestos a plantear batalla. Y no hay margen para errores.

Salta, 03 de julio de 2020

Te puede interesar