Retorno

Opinion 22 de junio de 2020
Luego de un fallido intento por reactivar progresivamente la actividad educativa, la que se inicia hoy será otra semana muy significativa. El homenaje a la bandera permitió que un pequeño grupo de alumnos primarios se calcen su informe y rescaten actividades que la pandemia arrumbó, sin dar señales de su recuperación.
saenz

Efectivamente, un número poco representativo del universo de niños matriculados en el cuarto grado del nivel primario tuvieron la oportunidad de cumplir con una actividad que el sistema no muestra como relevante pero que sí lo es al menos para los que son preparados para atravesar airosamente el rito. Es así que desde Casa de Gobierno y en forma virtual, el gobernador Gustavo Sáenz tomó la solemne promesa a 300 de un poco más de 20 mil chicos que cursan ese grado en todas las escuelas de la provincia como otros –con la discrecionalidad que permite la emergencia sanitaria- lo hicieron desde distintos puntos del país ante el Presidente de la Nación.

Baste repasar el texto del compromiso que se exige de “ser ciudadanos libres y justos, aceptando solidariamente en sus diferencias a los que pueblan nuestro suelo y transmitiendo en todos y cada uno de sus actos valores permanentes e irrenunciables” para entender la importancia de un hecho del que han quedado excluidos muchos salteños. Aunque las razones son de fondo, se han escuchado quejas de padres que suman cierta inquietud por el tiempo que transcurre sin retorno a las clases.

Así lo están entendiendo referentes gremiales que receptan las inquietudes que les transmiten docentes, a los cuales llegan las demandas. La transformación del aislamiento en distanciamiento social, ha permitido que se vaya fortaleciendo la sensación que el riesgo ha cedido y que es posible un regreso paulatino a las aulas en Salta.

Ello lleva a que desde la familia se reclame constantemente por la asunción de un rol que en muchas ocasiones no lo pueden cumplir, además que la educación mediada por la tecnología no está resultando tan efectiva como se desearía. En esos términos se ha expresado Victoria Cervera, secretaria general de Sitepsa, gremio que viene participando de mesas de trabajo con autoridades del Ministerio de Educación, para acordar tiempos y modos de normalización de las escuelas.

Un conjunto de situaciones va debilitando el mensaje de cuidados para evitar la propagación del COVID 19 en una provincia cuya situación epidemiológica es estable, sin que concurran conductas de mayor cuidado. La saturación de la zona comercial con motivo de la celebración del Día del Padre y una sucesión de protestas sociales sin mayores recaudos muestran que la paulatina recuperación de actividades sociales y económicas podría alcanzar a la reapertura de los establecimientos educativos.

La confirmación cotidiana de la ausencia de circulación viral y la incorporación paulatina de nuevos servicios alienta la tarea ir determinando la progresiva vuelta a un ámbito que fue el primero en cerrarse  y cuya complejidad demanda tiempo y precaución para su reactivación. 

La pandemia ha mostrado carencias que pueden sobrellevarse cuando se aprende a convivir con ellas pero que en este tiempo son verdaderos riesgos, ante los cuales la aceptación mansa y resignada no es recomendable. 

Salta 22 de junio de 2020

Te puede interesar