El seleccionado sub 23 derrotó a Uruguay en la fase final del Preolímpico

Deportes 04 de febrero de 2020
El resultado final fue 3 a 2 para los dirigidos por Fernando Batista. Los goles argentinos fueron convertidos por Alexis Mac Allister (en dos ocasiones) y Fausto Vera.

El seleccionado argentino Sub 23 goleaba anoche a su par de Uruguay por 3 a 0 pero terminó imponiéndose 3 a 2 en el partido inaugural del cuadrangular final del torneo Preolímpico, de Colombia, que se jugó en el estadio Alfonso López, de Bucaramanga, desde donde surgirán los dos clasificados para los Juegos de Tokio 2020.

A segundo turno el seleccionado local empató 1 a 1 frente a Brasil, equipos estos que en ese orden serán los próximos rivales de Argentina el jueves y domingo venideros, respectivamente, ambos desde las 22.30 (20.30 local).

Los colombianos se pusieron en ventaja a los 27 minutos del primer tiempo mediante un tanto de cabeza de Edwuin Centré y los brasileños igualaron a la misma altura del segundo período a través de Cunha.

Con este resultado los argentinos quedaron como líderes del cuadrangular final con tres unidades (+1), escoltados por colombianos y brasileños con una (0) y Uruguay cierra sin puntos (-1).

 

Alexis Mac Allister fue nuevamente la gran figura del equipo dirigido por Fernando Batista, ya que haciendo gala de su gran pegada marcó dos tantos, además de estrellar en el palo derecho del inseguro arquero uruguayo Ignacio de Arruabarrena un tercer disparo largo.

Claro que el tanto restante que convirtió Fausto Vera no le fue en zaga, porque también llegó de un preciso remate de media distancia en las postrimerías del primer tiempo.

El primer tanto de Mac Allister se produjo a los 17 minutos tras un tiro libre que contó con una floja resistencia del arquero uruguayo, mientras que el tercero de Argentina y segundo de su cosecha (lleva cuatro en el certamen) llegó después de que Adolfo Gaich aguantara bien la pelota de espaldas al arco y cediera al flamante jugador del Brighton inglés para que rematara llegando de frente a la valla y convirtiera.

Todavía no habían transcurrido ni 10 minutos de ese segundo tiempo y Argentina ya tenía el partido en eI bolsillo ante un Uruguay impotente, por lo que solamente algún error aislado podía provocarle alguna molestia al conjunto argentino.

Y ese error se produjo apenas superados los 20 minutos, cuando en un pelotazo largo quedó enganchado el lateral izquierdo Claudio Bravo, igualmente de buena labor, y el recién ingresado Juan Ignacio Ramírez quedó mano a mano con Facundo Cambeses, que salió apresuradamente y le terminó facilitando la conversión al uruguayo.

De todas formas el desarrollo no se modificó en su estructura porque Argentina siguió manejando los ritmos del juego y por ende la victoria no corría peligro, pero siempre un gol en contra en una competencia tan cerrada es de lamentar porque bajo distintas circunstancias puede ser decisivo a la hora de definir una clasificación.

Pero más aún lo fue que sobre la hora otro ingresado, Matías Arezo, esta vez con un espléndido remate desde fuera del área que hizo estéril la volada de Cambeses sobre su palo izquierdo.

Te puede interesar