River y Boca no se sacaron ventaja en el primer superclásico del año

El local buscó más pero le faltó claridad y el visitante estuvo más equilibrado pero le faltó ambición: justo 1 a 1.

Deportes 26/02/2024

3lY91tEgr_1290x760__2

Uno apeló a una alineación más ofensiva. El otro buscó ser un equipo más equilibrado. Cambiaron de esquema, de nombres, de casa, de mujer, de religión, de auto... Pero lo que no pudieron cambiar fue la esencia. River, con Martín Demichelis, se hace fuerte cuando ataca por adentro. Y por esa vía -pique de Solari entre los centrales-, se puso en ventaja. Boca, con Diego Martínez, inclina sus ataques por las bandas. Y de esa manera -desborde y centro atrás de Blanco-, logró la igualdad. Los goles, justamente, fueron la prueba perfecta de la búsqueda de cada uno, de qué están hechos, de cuál es su ADN futbolístico. La falta de claridad, en el local, y la falta de ambición, en el visitante, explican por qué a ninguno le alcanzó con esas armas para quedarse con este superclásico.

River apabulló a Boca casi antes del pitazo inicial. Más precisamente cuando se conoció la formación ofensiva que eligió Demichelis. En los primeros 15 minutos lo asfixió con esa intensidad que lo caracteriza y que la complementó con una última línea bien adelantada, liderada por Paulo Díaz. Un equipo corto, diseñado para jugar y presionar constantemente en campo rival. El 4-3-1-2, como cualquier esquema, es sólo un envase. El contenido es lo más importante. Y Demichelis apostó por jugadores ofensivos para rellenar ese sistema. Nacho Fernández y Barco a los costados del debutante Villagra, el Diablito Echeverri de enganche y Solari-Colidio arriba. Un detalle no menor: Solari no por afuera sino por adentro, donde más rinde y más próximo está del gol (spoiler alert).

65d8b0bc665ea_900River y Boca frenan el país, con un trascendental choque en el Monumental

Boca, en ese lapso, estaba acorralado. No podía jugar. Parecía que respirar, tampoco. Y apelaba a la infracción casi sistemática para intentar detener cada avance vertiginoso de River. Fueron siete foules y un amonestado (Figal) en esos 15' iniciales, que incluyeron tres rechazos de Romero a la platea San Martín. Si quería construir desde la salida, la presión alta del local se lo impedía. Si optaba por salir en largo para Cavani y Merentiel, caía en la imprecisión. Un panorama complicado.

Pero a medida que fueron pasando los minutos, esa virtud manifiesta de River (jugadores de corte ofensivo y de buen pie del medio hacia adelante) empezó a jugarle en contra y eso fue lo que sacó a Boca del fondo para emparejar el juego. Porque la intensidad de River disminuyó, aflojó en esa presión alta y así, los de Diego Martínez empezaron a encontrar espacios para tener una mayor secuencia de pases y poder progresar en el campo. El dispositivo táctico infliuyó a favor suyo: ese 4-4-2 de Diego Martínez se transformaba en la práctica en un interesante 4-2-2-2, con Saralegui y Zenón, los volantes externos, cerrándose y jugando con mucho criterio a los costados de Villagra. Y claro, a espaldas de Ignacio Fernández y Barco, que debían retroceder. Para muestra de esa dificultad, bien vale como ejemplo la amarilla a Nacho a los 18 minutos por cometerle infracción, corriéndolo de atrás, a Merentiel.

El contexto aparecía mejor para Boca porque, además, Medina se soltaba de ese doble cinco que formaba con Equi y el equipo lograba superioridad numérica en la mitad de la cancha. Circulaba la pelota con un Saralegui muy enfocado de afuera hacia adentro y le bajaba el ritmo a un River que se sentía incómodo corriendo detrás del balón. Pero al visitante, en ese primer tiempo, le faltó traducir esa supremacía posicional en jugadas de peligro. Con Cavani totalmente intrascendente y con Merentiel neutralizado por Paulo Díaz, no tuvo profundidad para atacar al espacio y hacerlo trabajar a Armani.

Con el 1-0 de Solari casi en el inicio del segundo tiempo, el partido se hizo más abierto, de ida y vuelta. Boca se vio obligado a pararse unos metros más adelante y Martínez movió el banco en busca de la igualdad: afuera Cavani y Saralegui, adentro Langoni y Blondel. Parráfo aparte para esos cambios, que sonaron raros. Primero, porque Saralegui estaba haciendo un buen partido. Y segundo, porque Cavani, aunque no había pesado en absoluto, no deja de tener la chapa de su historia y más cuando había que ir por el empate.
 
Además de esos cambios, liberó por completo a Medina para que pasara al ataque, casi como un enganche. Justamente, fue el volante quien definió adentro del área luego de que Boca utilizara una de las armas con las que mejor ataca en este ciclo: el desborde por afuera. Blanco le ganó muy bien la cuerda a Sant'Anna, que había ingresado por un flojo Herrera, y tiró el centro preciso para el 1 a 1. Para destacar toda la jugada colectiva del Xeneize.

Demichelis movió las fichas también. Buscó subir el ritmo del juego para ir a buscar el triunfo y comenzó a sacar a los que se veían cansados (Solari, Echeverri, Nacho...), pero no le dio resultado porque los que ingresaron no cambiaron la ecuación. El dominio, en los 20 minutos finales, ya estuvo más repartido. Los espacios empezaron a escasear cada vez más y Martínez, cuando metió a Valentini para terminar defendiendo con cinco atrás, expuso sus intenciones. Boca terminó con siete defensores en cancha si a esos cinco se le suman Blondel y Fabra que se movieron en la zona de volantes. Si para River antes había sido difícil, ya fue imposible en ese tramo final. El empate, en definitiva, fue justo. Premió y castigó en partes iguales las virtudes y defectos de los dos.

Con información de Olé

Te puede interesar
lionel-scalonijpg

Así iría la Selección Argentina ante El Salvador

Deportes 22/03/2024

Los campeones del mundo ponen primera sin el capitán Lionel Messi, ausente por lesión, y con algunas caras nuevas que tendrán mucho rodaje este año. La Albiceleste tendrá su primera presentación en 2024, ya que, los últimos encuentros fueron por las Eliminatorias Sudamericanas en los cuales perdió frente a Uruguay y logró una victoria histórica sobre Brasil en el Maracaná, en noviembre pasado.

Lo más visto

Recibí información en tu mail