Israel lanzó fuertes bombardeos en el centro y sur de Gaza

Israel bombardeó el centro y sur de la Franja de Gaza y dañó una escuela y destruyó una mezquita, un día después de ampliar su ofensiva a áreas donde el Ejército había instado a los civiles palestinos a buscar refugio semanas atrás.

El Mundo 27/12/2023

6548ed9b2256f_1200

Autoridades y residentes informaron de bombardeos en los campamentos de refugiados de Bureij y Maghazi del centro de Gaza y en las sureñas ciudades de Khan Yunis y Rafah, donde se refugian decenas de miles de desplazados del norte, gran parte del cual está en ruinas.

En Maghazi, al menos cinco personas murieron y varias más resultaron heridas en un bombardeo israelí que alcanzó una escuela secundaria donde se refugiaban desplazados palestinos, informó la cadena de noticias qatarí Al Jazeera.

La cadena mostró imágenes de víctimas que eran trasladadas a hospitales cercanos. Algunos de los fallecidos yacían en el suelo del hospital mientras familiares y amigos afligidos lloraban sobre sus cuerpos.

En Bureij, varias casas fueron destruidas por aviones israelíes, en medio de explosiones y ráfagas de disparos en la parte este del campamento, que alberga, como los demás, a refugiados de la guerra de 1948 entre Israel y países árabes.

Residentes citados por la agencia de noticias palestina Maan dijeron que los continuos bombardeos impedían acudir en ayuda de las víctimas en los edificios alcanzados.

El Ejército israelí ordenó el martes a los residentes evacuar los campamentos de Maghazi y Bureij hacia la cercana ciudad de Deir al-Balah luego de lanzar acciones terrestres en esa parte del asediado territorio.

Desde hace semanas, las fuerzas israelíes libran intensos enfrentamientos urbanos en el norte de Gaza y en Khan Yunis, y la apertura de una tercera zona de combates llega luego de que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, prometiera intensificar la ofensiva.

La nueva orden de evacuación del Ejército cubre un área del centro de Gaza que albergaba a casi 90.000 personas antes del inicio de las hostilidades y ahora alberga a más de 61.000 desplazados, en su mayoría del norte, según la oficina humanitaria de la ONU (OCHA).

Israel ha dicho que la campaña de bombardeos y la ofensiva terrestre son necesarias para desmantelar a Hamas y evitar que se repita su ataque del 7 de octubre, en el que milicianos infiltrados desde Gaza mataron a 1.200 personas, en su mayoría civiles, en el sur israelí.

Unas 240 personas fueron secuestradas y llevadas a Gaza ese mismo día, y unas 130 siguen cautivas luego de la liberación de más de un centenar el mes pasado durante una tregua de una semana mediada por Qatar, Egipto y Estados Unidos.

Los objetivos de destruir a Hamas y liberar a los rehenes "no son fáciles de alcanzar", y "la guerra continuará por muchos meses más", dijo el martes el jefe del Ejército israelí, teniente general Herzi Halevi.

La ofensiva ya es una de las campañas militares más devastadoras de la historia reciente.

Más de 21.100 palestinos, la mayoría de ellos mujeres y niños, murieron en bombardeos israelíes en Gaza desde el 7 de octubre, incluidas 195 personas en las últimas 24 horas, informó el Ministerio de Salud del Gobierno de Hamas en Gaza.

Alrededor del 85% de la población de Gaza, de 2,3 millones de palestinos, ha huido de sus hogares, hacinándose en áreas cada vez más pequeñas en las últimas semanas a medida que Israel expande su ofensiva terrestre, que comenzó el 27 de octubre en el norte del territorio.

La ONU dice que una cuarta parte de la población del territorio está sometida a la hambruna bajo el asedio de Israel, que permite la entrada a cuentagotas de alimentos, agua, combustible, medicinas y otros suministros.

La semana pasada, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una resolución vinculante que pidió acelerar inmediatamente la entregas de ayuda a la población civil de Gaza, pero casi no hubo cambios sobre el terreno.

Llamados de Estados Unidos a su aliado Israel a minimizar las bajas civiles y gran presión internacional para que declare un alto el fuego también han tenido poco efecto sobre el Gobierno israelí de Netanyahu.

Israel culpa a Hamas por el alto número de muertes civiles en Gaza, acusándolo de operar a propósito en áreas residenciales densamente pobladas para usar a los civiles como escudos humanos.

Las bajas entre los soldados israelíes van en aumento, con tres muertos más informados por el Ejército, para un total de 164 desde que comenzó la ofensiva terrestre.

Más de 300 palestinos han muerto en Cisjordania desde el inicio de la escalada entre Israel y Hamas, la mayoría en operativos militares y algunos en ataques de colonos israelíes.

El Ejército israelí dijo que atacó por aire, tierra y mar más de 200 blancos en Gaza en las últimas 24 horas.

En Deir el-Balah, un bombardeo israelí destruyó la mezquita de Jaffa, informó Al Jazeera, que difundió imágenes del templo en ruinas y de casas vecinas seriamente dañadas.

En Rafah, en el extremos sur de Gaza, en la frontera con Egipto, un gran ataque aéreo israelí alcanzó edificios residenciales en el barrio de Al Jenina, en el sureste de la ciudad, donde redujo a escombros un gran número de viviendas, informó también la cadena qatarí.

Télam

Te puede interesar
Lo más visto

Recibí información en tu mail