La oferta electoral del partido de los Romero

Opinion 13 de mayo de 2022 Por Mario Ernesto Peña
Juan Carlos, gobernador. Bettina, Intendenta. Juan Esteban, diputado nacional
peña

En estas últimas horas estuve haciendo la lectura de una situación política que se plantea en nuestra Provincia, que no termino de entender. Involucra a la figura del ‘buenudo’.

El panorama político actual nos muestra al gobernador, intendentes, concejales, senadores y diputados. Se nota una conducción con un hilo político que maneja el gobernador, Gustavo Sáenz, quien posibilitó que las cosas estén como están hoy. 

Esto es así debido a la aglomeración de varios partidos, que integraron distintos frentes que fueron detrás de la figura de Gustavo Sáenz y sus referentes pudieron ocupar espacios electivos cuando por sí solos no tenían la posibilidad de hacerlo. Significa que Gustavo Sáenz sirvió de trampolín a muchos ciudadanos, para que desarrollen sus aspiraciones políticas.

Me acuerdo de haber escuchado al senador Juan Carlos Romero en FM Profesional, refiriéndose a los posibles candidatos a gobernador que van a enfrentar a Gustavo Sáenz y cuando le preguntaron por Martín Grande, propuso como candidato a Carlos Zapata, actual diputado nacional por Juntos por el Cambio. Con su propuesta, Romero da a entender que la oposición a Sáenz será la alianza macrista. Y ello obliga a un análisis porque hay indicios que es  alejado de la realidad. 

En 2019, Romero fue candidato de Juntos por el Cambio y entró por la minoría; quiere decir que la mayoría en Salta ha votado al Frente de Todos, que impuso dos senadores. De esta manera, Romero ha entrado por la minoría en los últimos dos períodos. Actualmente está armando la candidatura a gobernador de Carlos Zapata, a la que lanzó la semana pasada, como propuesta de su espacio político. En tanto, la jefa de Gabinete Municipal, Agustina Gallo, afirmó que Bettina Romero iría por la reelección y que se postularía desde el frente que conduce Gustavo Sáenz. Es decir, la hija del senador apoya como candidato a gobernador a Gustavo Sáenz.

No sé cuáles son sus especulaciones políticas porque, por ejemplo, para la señora intendenta no hubo pandemia No la hemos visto actuar durante la pandemia y si hemos visto actuar al Ejecutivo Provincial como sapo panza arriba para ver cómo se arreglaba con el grave problema sanitario mientras la Intendencia no hizo absolutamente nada. Al COE municipal nunca lo formaron aunque la intendenta informó lo contrario asegurando que lo integró con miembros de su gabinete; se manejó con el COE de la Provincia.

Esta referencia refuerza una figura de Bettina Romero colgada del saco de Gustavo Sáenz para llegar a ser diputada provincial y después intendenta. ¿Quién se sumó en la última elección? Otro Romero más, Juan Esteban, ahora diputado provincial por Capital. ¿Qué hizo Gustavo Sáenz para que acceda a esa banca? Puso a su máximo alfil en el Concejo Deliberante, Darío Madile, encabezando la lista a donde colocó al hijo del senador nacional y ex gobernador. Juan Esteban Romero, con toda la publicidad que tuvo en la Capital -que fue infernal- solo sacó el 6% y casi arrastra a Madile. Esto nos dice que Gustavo Sáenz apostó siempre a que esta función pudiera seguir. 

Yo una vez le dije que debía hacerse cargo que  cuando ingresó como gobernador de la Provincia, Romero había uno solo: Juan Carlos, el senador nacional que había entrado por la minoría y actualmente son tres, a dos de los cuales llevó colgados de su saco: la intendenta Bettina y el diputado Juan Esteban. 

¿Qué recibió a cambio? El Senador propone a Zapata dentro de su movimiento; la Intendenta no disimula la diferencia abismal que tiene con el Gobernador, con el que no se pueden juntar y cuando hay algún acto se sonríen y se acabó el tema, y ahora se le suma el Diputado, que integra el bloque oficialista Salta tiene futuro -que preside Socorro Villamayor- dentro del que viene votando en contra los proyectos que le importan a Sáenz. Más aún, de él se sabe que sostiene una visión política totalmente opuesta a la del Gobernador.

Pareciera, sin embargo, que Sáenz no atiende esas señales. Firmó un convenio con Bettina para encarar obras en el principal Municipio de la Provincia por casi 700 millones de pesos y paralelamente la titular del Departamento Ejecutivo requirió al Concejo Deliberante la autorización para tomar un crédito, a través de una presentación bochornosa, sin dar suficientes razones para la toma de ese dinero.

Una autorización de esa naturaleza demanda dos tercios de los votos del cuerpo. Hay que tener en cuenta que son 21 concejales y uno solo corresponde a la fracción política de la intendenta Romero. La mayoría restante responde al Gobernador de la Provincia. Por eso me pregunto: ¿Gustavo Sáenz sería el hombre en cuestión de esa calificación que no quiero usar?. 

También me pregunto, si hay tres Romero en este momento en importantes funciones electivas y no dependen de Gustavo Sáenz ¿por qué no arman una boleta para la próxima elección con la figura de Juan Carlos Romero candidato a gobernador; Bettina Romero candidata a intendenta y Juan Esteban Romero candidato a diputado nacional? Por qué no prueban ante las urnas qué tienen como capital político, porque me parece que lo único que tienen como capital político es la empresa Horizontes, o sea, el diario El tribuno.

A buen entendedor, pocas palabras. ¿Gustavo Sáenz se animará a dar el paso y decir hasta acá llegamos? Les di todo lo que tenía, les ofrecí todo, los hice llegar colgados de mi saco y me siguen cascoteando. Entonces, muchachos, armen su propio partido y vayan con candidatura propia para medir fuerzas. ¿No habrá llegado el momento para Sáenz de dejar de ser “buenudo” y entre en una confrontación real y política en serio con los Romero? 

Los Romero sacaron el 6% en la Capital, Juan Carlos Romero como senador no pasó el 20% y siempre entró como perdedor. La señora intendenta viene siendo considerada en las encuestas la peor intendenta del país. ¿Qué es Gustavo Sáenz? ¿Es un hombre tan bueno que puede permitir todas estas cosas? ¿Lo aterroriza el sistema Horizontes y el diario El Tribuno?. Por eso la calificación, porque Gustavo Sáenz se ve demasiado bueno. Hay mucha tolerancia. 

Necesariamente cabe otra pregunta ¿por qué los Romero siempre están en contra de lo que Sáenz quiere? Quieren formar su espacio opositor al Gobierno y me parece perfecto, si se ponen a consideración de las urnas, no colgados del saco de un hombre que les dio todo y ante el que se plantan como opositores. Es una cosa terrible, la verdad que no sé hasta dónde va esto o qué pasará en la próxima elección. ¿Seguirá Sáenz en esta tesitura de ser tan permisivo con una familia de tres integrantes que están en lugares de poder, sin tener el poder? Creo que habrá llegado el momento que Sáenz diga “me voy a limpiar el saco, no quiero que nadie más se cuelgue de él, vamos a las urnas y veamos lo que pasa”.

Esa es la sensación que tengo por todo esto que pasó en estos quince días. Este grupo conformado por estas tres personas debieran participar en la próxima elección, pero no colgados del saco de Gustavo Sáenz sino solos, para ver qué representan en la sociedad. Creo que llegó el momento, porque se puede ser bueno, pero no tanto. 

Le  hago a Sáenz una exhortación pública: por qué no divide las aguas, por qué no les dice que ellos tienen el equipo armado, que simplemente tienen que presentarse a las urnas y agregar los pocos romeristas que quedan; pero ellos solos, no colgados del saco de Sáenz. Quieren crecer a costas del gobernador y el que los hace crecer es el gobernador.

Por todo esto yo preguntaba si era bueno o malo decir que una persona es “buenuda”. Que cada uno saque sus propias conclusiones.

 

Te puede interesar

Boletín de noticias

Recibí información en tu mail

Te puede interesar