Fotomultas: ideas para reducir el gasto

Opinion 08 de septiembre de 2021 Por Mario Ernesto Peña
Sigue en danza el problema de las fotomultas. Su resolución no será gratuita aunque se anule un acuerdo por cámaras “salvavidas”. 
peña

En principio, el convenio que la Municipalidad firmó con Cecaitra está suspendido por decisión del Concejo Deliberante, frente a las observaciones del Tribunal de Cuentas. También el Tribunal de Faltas dijo que no sabía nada al respecto; quiere decir que todos los organismos de control de la Municipalidad les dijeron ‘no’ a la señora Intendenta y al secretario Técnico y Legal, Daniel Nallar.

Según se informó, la Intendenta tenía 15 días para insistir en su pedido para mantener en pie el contrato que se firmó a nivel nacional con esta empresa, que supuestamente no tiene fines de lucro. Parece que se ha tomado la decisión de no insistir.

Pero queda en el medio una duda: si no insisten, si el Concejo sigue sin aprobarlo y todos siguen dándole la espalda al proyecto de la Intendenta y de Daniel Nallar, quedaría todo en la nada. Pero no sé si es tan sencillo; hay una serie de obligaciones que asumieron con esta Asociación Civil, señaladas como un “curro” a nivel país. Las cámaras están puestas, la infraestructura está montada y la firma, según parece, está estampada.

Yo no creo que Cetraica se quede tranquila con lo que sucedió. Hay una responsabilidad política grave de parte de funcionarios que no hicieron las cosas como corresponde. Yo creo que la empresa va a pedir un resarcimiento o, si no lo hace, quizás el curro haya sido mucho mayor a lo que nosotros pensábamos. Algo va a pedir.

De todas maneras, parece que la intención es no insistir en el Concejo ni ante ningún otro organismo y anular el contrato.

Es curioso lo que pasa. Hay cámaras de control ubicadas en la avenida que va al Aeropuerto; están allí desde la gestión de Miguel Isa. Su sucesor Gustavo Sáenz –ahora gobernador-  suspendió todo el programa de seguridad en el tránsito en función de las anormalidades que veía. Durante la gestión de Sáenz nadie recibió una fotomulta; sin embargo, desde entonces y por el hecho de que allí estén las  cámaras, la gente disminuya la velocidad.

¿Hace falta que funcionen las cámaras? Yo creo que no. Yo creo que la Intendenta debiera comprar las cámaras, pero sin ningún software. Quedan lindas y hablan de una ciudad en progreso. Está para pensarlo.

Es una idea que doy a los funcionarios de la Municipalidad, a ver si recuperan algo de dinero que, seguramente, deberán darle a la gente de la empresa de Buenos Aires.

 

Te puede interesar