Momento

Opinion 02 de junio de 2020
El Covid 19 llegó a una localidad del interior y lo hizo con virulencia, justificando que nuevamente se expongan las deficiencias del sistema público de salud. La confirmación de cinco casos en San Ramón de la Nueva Orán generó denuncias como sucediera en oportunidad de las muertes de niños originarios, que motivaron una emergencia socio sanitaria en el norte de la Provincia, que también incluye al Departamento de Orán.
oran

La unidad sanitaria para la atención de la pandemia en esa área geográfica no estaba acondicionada para responder a una demanda de servicios como la que genera el coronavirus. La aparición del primer caso en la ciudad norteña generó contagios por contacto estrecho, que no tenía antecedentes en los que se venían registrando en la Capital.

Precisamente la semana pasada, cuando aún no se había registrado ningún caso, los médicos del hospital San Vicente de Paul visibilizaron su preocupación por las carencias en la bioseguridad para enfrentar la pandemia, en una carta abierta que dirigieron al Gobernador. En la misiva también sumaron sus reclamos por la inequidad de sus ingresos y los descuentos desmedidos que denunciaron se aplican en sus sueldos. Ayer tuvieron la oportunidad de dialogar con el mandatario y analizar qué alcance tendrán las respuestas a los planteos, cerrando una jornada plagada de inquietud de vecinos que se manifestaron en redes sociales y medios de comunicación.

El Ejecutivo provincial asumió compromisos que, seguramente, tendrán aplicación en todo el territorio provincial. Se trata del pago a los trabajadores de la Salud cobrarán del plus de cinco mil pesos por las tareas que prestan en el marco de la lucha contra la pandemia generada por el virus. El anuncio fue realizado por el propio gobernador Gustavo Sáenz, quien indicó que el pago se realizará con fondos provinciales.

Por su parte, la diputada por Orán Amelia Acosta, del frente oficialista Salta tiene Futuro, informó que a partir de junio, no se descontará ganancias a ese sector laboral. Según sus declaraciones, fue la decisión del mandatario luego que los médicos expusieran las razones por las que son reticentes a cubrir guardias, por las que cobran la mitad del valor que perciben los que se desempeñan en la Capital. 

Ambas medidas, cuya aplicación esperan alcance a todo el personal que se desempeña en el sistema sanitario estatal, tendrá un impacto financiero al que deberá sumarse el que generará la satisfacción de otros reclamos que vienen acumulándose y se formulan desde distintos puntos del territorio. Cabe recordar que el Gobernador, al anunciar la obligatoriedad del uso de barbijos a partir del 13 de abril, afirmó que al asumir encontró "un sistema colapsado, sin médicos, sin ambulancias, sin enfermeros, ni insumos". 

Y en esa condición tuvo que enfrentar dos crisis que pesan sobre ese ámbito de gestión. La generada por la pandemia obligó a que el Gobierno Nacional a concurrir en auxilio económico de las provincias, con transferencias de fondos extraordinarios. Por esa decisión es que se giraron a las arcas salteñas 981 millones de pesos, en concepto de Aportes del Tesoro Nacional. Por ahora no hay mucho espacio para controlar la inversión de ese aporte ni de los recursos provinciales que se asignan a la atención de las emergencias. El presupuesto que contiene las decisiones financieras del Ejecutivo, es una prórroga del ejercicio fiscal anterior y no hay señales de que se vaya a girar ningún proyecto para cubrir el 2020 por fuera de ese esquema. 

Tampoco hay lugar para críticas ni cuestionamientos. El Justicialismo ya se ha alineado para frenarlos, en la convicción ante la pandemia no es momento de ponerse en juez de nadie.

La política tiene en este contexto una gran responsabilidad.

Salta, 02 de junio de 2020

Te puede interesar