México busca contratar 19.000 médicos y enfermeras en dos semanas

El Mundo 05 de abril de 2020
La urgencia del momento ha llevado a la Administración nacional a lanzar un programa de contratación masiva de 6.600 doctores y 12.300 enfermeras para encarar la contingencia del virus. La medida servirá de parche mientras el país avanza hacia los días más críticos.
47545061_303

De momento, hay 1.890 contagiados por la SARS-CoV-2, que ha dejado 79 muertos. La amenaza ha obligado a México a una carrera contrarreloj de 16 días para hacerse de forma exprés de un ejército de sanitarios que estará compuesto, principalmente, por doctores jóvenes que estén haciendo su servicio social.

“No tenemos [el número de] especialistas que se requieren para enfrentar la epidemia, sobre todo los especialistas para terapia intensiva”, admitió el presidente López Obrador, cuando avanzó, sin dar detalles, las líneas generales del proyecto desarrollado por la Secretaría de Salud y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). El país tiene unos 1.000 especialistas de terapia intensiva. “Nosotros calculamos que requerimos estar preparados para mínimo 10 veces más”, confesó el mandatario. Los funcionarios del sector salud revelaron por la tarde que la convocatoria iniciará el lunes 6 de abril con la intención de, para el 18 o 20 de abril, se haya reclutado a los doctores y las enfermeras.

El Gobierno pretende dar una veloz capacitación para crear una gigantesca pirámide que atenderá a los miles de casos que se registrarán en las semanas venideras. Un médico especialista, los que escasean, tendrá a su cargo cinco generales. Estos serán capacitados por una plataforma electrónica a distancia y podrán tener asistencia de especialistas mediante videoconferencias. Entre lo que aprenderán en las clases exprés está el cómo apoyar a los médicos de cuidados intensivos, manejar a los pacientes críticos y operar los ventiladores, un aparato vital para tratar a los enfermos más graves. Después de la capacitación, estos cinco médicos tendrán a su cargo 25 pacientes críticos. Esta modalidad se repetirá en enfermería.

El IMSS calcula, no sin algo de optimismo, que 306.000 pacientes serán positivos de la covid-19. De ellos, 214.000 solicitarán atención médica y 30.000 requerirán atención médica especializada y 12.000 cuidados intensivos. La cifra es significativamente más baja al promedio repetido por los especialistas, que aseguran que entre el 70 y 80% de la población llegará a infectarse sin sentir los síntomas de la enfermedad; el 15% los registrará con severidad y un 5% se enfermará de gravedad.

Para entender la magnitud del llamado, el número de enfermeros y enfermeras que el Gobierno pretende atraer estos días, 12.300, representa la totalidad de las que trabajan en urgencias del Seguro Social, una red de 25 Unidades de Alta Especialidad (UMAE) y 236 hospitales de segundo nivel. En total, el IMSS tiene 114.000 enfermeras. El instituto tiene 6.500 médicos atendiendo en esas áreas, una cifra que busca duplicar con la convocatoria.

El Gobierno ha tratado de ofrecer atractivos señuelos. Además de ofrecer una contratación por seis meses, los doctores que se sumen al llamado cobrarán su primer sueldo este lunes por completo. Las autoridades han añadido al paquete además aguinaldo, prima vacacional, seguro de vida y de responsabilidad civil además de asistencia médica y dental para los familiares de aquellos que se sumen. Todas las prestaciones son superiores a las que se ofrecen en un sistema históricamente débil que ha generado una sangría hacia los servicios privados. Los funcionarios no revelaron el monto que se pagará al personal que se sumará al aparato público en la conferencia, pero dijeron que lo darán a conocer en las próximas horas. No obstante, un médico general del IMSS tiene un salario de 26.600 pesos mensuales, unos 1.000 dólares.

La apuesta más fuerte, sin embargo, es el ofrecimiento de dos puntos en el Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas que se presentará en septiembre y donde una décima puede llegar a hacer una diferencia importante. Esta ayuda puede ser determinante en una nota de corte que distingue, por ejemplo, a un epidemiólogo, que necesita un puntaje mínimo de 61.556, de un cirujano u oftalmólogo, que requieren un mínimo de 72.889 y 73.333, respectivamente.

El llamado de urgencia, lleno de dulces promesas para los médicos más jóvenes del país, llega la misma semana en la que el país descubrió de un brote masivo en un hospital público del norte del país. En un hospital de la ciudad de Monclova, en el Estado de Coahuila, un caso que tardó más de una semana en ser detectado terminó contagiando a 26 trabajadores del centro sanitario y ocasionando la muerte de un doctor de 45 años. El suceso ha ayudado a ilustrar las carencias con los que los centros públicos se enfrentan al reto que encaran.

Después de haber sido duramente criticado por no hacer caso a las recomendaciones básicas de los especialistas, López Obrador ha dedicado los últimos días a recorrer hospitales públicos, incluyendo los del Ejército y la Marina, que están siendo ampliados y reconvertidos para poder atender a los ingresados. De momento solo el 22% de los pacientes está hospitalizado. 176 están estables, 216 son casos graves y 25 están críticos. El país se ajusta los cinturones para lo que viene pues eso no hará más que ir a más.

El País

Te puede interesar