Tenemos derechos

Opinion 19 de marzo de 2020 Por Héctor Chibán
“Sin solidaridad no se construye ninguna sociedad estable.” (Raúl Alfonsín, Diciembre de 1.985).
20200127181404_coronavirus-china_original_imagen

Hoy quiero dedicar esta columna para hacer, en primer lugar, algunas felicitaciones; y luego, me permitiré hacer unas breves reflexiones.

En primer lugar, quiero felicitar a todo el pueblo de Salta por su enorme sacrificio en este tiempo de cuarentena que nos toca vivir. Se palpa en nuestras calles que hemos asumido con mucha responsabilidad este compromiso de aislarnos y distanciarnos para evitar que el Coronavirus se propague, saliendo de nuestras casas sólo en casos definitivamente indispensables.

Quiero felicitar también, y sobre todo, expresar mi agradecimiento, a todos los médicos y trabajadores de la sanidad, A nuestras fuerzas armadas y de seguridad y todos los empleados públicos y privados que, literalmente, están en el frente de esta dura batalla que estamos dando.

Nobleza obliga, también, felicitar y acompañar al señor Gobernador de la Provincia; quien –habiendo sopesado costos y beneficios— ha tomado decisiones correctas, aún cuando las mismas sean muy ingratas para nuestra coyuntura económica actual. En función de las indicaciones que brindan los científicos especialistas y del impacto que esas indicaciones han tenido en otros países dependiendo de la severidad con que se las implementa, sabemos que las drásticas medidas adoptadas por el Gobierno Provincial nos evitarán la propagación del virus a grandes escalas; y también mayores pérdidas económicas de las que seguramente ocurrirán.

Dicho esto, quiero dejarles una reflexión para que veamos, entre todos, de llevarla a la práctica. Extraje una oración de uno de los discursos más memorables de Raúl Alfonsín, que se tituló “Convocatoria para una Convergencia Democrática”, más conocido como el discurso de Parque Norte. Allí Alfonsín dijo: “Nuestra concepción de la democracia nos obliga a mirar a la sociedad desde el punto de vista de quien está en desventaja.” No me cabe la menor duda que la enorme mayoría de los salteños y salteñas estamos de acuerdo con esa concepción de la democracia. Tenemos que ver, entonces, en este tiempo de grandes sacrificios que nos toca vivir, cómo llevamos a la práctica esa idea, desde la ciudadanía, pero fundamentalmente desde el Gobierno. No podemos exigirle mayores sacrificios y muestras de solidaridad a nuestro Pueblo, si los Gobernantes no se legitiman: por un lado, desde la propia austeridad y la lucha contra la corrupción; y por otro, con la adopción de medidas indispensables tendientes a llevar paliativos inmediatos a los sectores más vulnerables de la sociedad. Entre las medidas de austeridad que se deben tomar, la primera que se me viene a la cabeza es la reducción de sueldos impertinentes y gastos superfluos en la Administración Pública. Ahora: para saber cuáles son los sueldos y los gastos del Estado que debemos reducir o suprimir, es indispensable que el soberano (o sea el Pueblo) tenga esa información. De lo contrario, los gobernantes no van a avanzar en decisiones en contra de sus propios intereses. De ahí que todos los salteños tenemos el deber cívico de exigir transparencia a nuestros gobernantes (cuando digo gobernantes, claramente incluyo a legisladores y jueces).

En cuanto a las medidas indispensables tendientes a llevar paliativos inmediatos a los sectores sociales y productivos que, con esta pandemia y otra vez más, resultarán severamente golpeados, el Gobierno Provincial debe –ahora mismo, porque mañana ya será tarde— adoptar medidas de ayuda económica y financiera a favor de esos sectores. Teléfono para EDESA, GASNOR, AGUAS DEL NORTE y, escuchen bien: BANCO MACRO.

De esto vamos a seguir hablando el jueves que viene.

Te puede interesar