Equilibrio

Opinion 16 de marzo de 2020
La acción de consuno será la clave para alcanzar los objetivos. Está dicho por el Presidente de la Nación y el Gobernador de la Provincia, frente al preocupante cuadro que presenta la situación sanitaria, amenazada por el COVID 19.
309-coronavirus

La comunicación de las medidas que se van adoptando y se renuevan permanentemente se acompaña con la exhortación a la ciudadanía a participar de su ejecución y cumplimiento; ello incluye el control cívico. No hay garantías de efectividad si no media una participación activa de la población, allanándose a las disposiciones y denunciando incumplimientos. Un buen vecino no es aquel que tolera la elusión de responsabilidades de sus pares sino quien la pone en evidencia y demanda su corrección. Con ello pone a cubierto la salud de todos y hasta la vida de algunos.

El mandatario provincial, al anunciar ayer la suspensión de las clases y la reducción de la actividad de los tres poderes del Estado al funcionamiento de guardias esenciales, habló de situación de crisis. Ello justifica se afectan intereses particulares o sectoriales que nunca pueden ser más importantes que los generales.

El cierre de fronteras dispuesto el domingo significa la prohibición del ingreso de extranjeros y las autoridades serán implacables en su cumplimiento. Es la expresión que usó Gustavo Sáenz para destacar la severidad de las medidas en estas horas, en las que Salta es una de las provincias en las que hasta el momento no se ha registrado ningún caso de coronavirus, pero ya hay algunos en análisis.

Sin clases en los distintos niveles de educación, la restricción de actividades se completará con una feria judicial extraordinaria a partir de la cero hora del martes y la paralización de las sesiones legislativas. El gobierno municipal también se mostró diligente al momento de disponer el cierre de boliches a partir del último fin de semana, pero también de los parques de su dependencia, como el San Martín. A la vez redujo a la mitad el acceso de público a bares, restaurantes, centros comerciales y cines. Los centros de abastecimiento de alimentos frescos, como los mercados municipales cerrarán sus puertas por las dos próximas semanas.

Seguramente que el ritmo ciudadano se verá alterado por estas disposiciones pero no tendrá el alcance que es menester si las personas que no tendrán razones para su movilización, tornan la licencia obligada en vacaciones fuera de calendario. No resultaría efectivo que el pedido de evitar aglomeraciones y encuentros multitudinarios o, al menos, numerosos, no sea entendido como un mecanismo para interrumpir la transmisión del virus.

Si bien un Gobierno presente es una demanda legítima, debe apreciarse que se equipara a una población comprometida con su propio destino. Del mundo se pueden tomar ejemplos de la efectividad que se va alcanzando en  comunidades en las que las personas se allanan a las decisiones gubernamentales, por más duras que puedan parecer. Los chinos, que vieron surgir el coronavirus y llevan casi un trimestre de restricciones extremas, registran una remisión de casos. Quienes no lo hicieron, está demostrando que los errores en estas circunstancias se pagan con vidas.

No hay que perder el miedo pero tampoco caer en el pánico. Hay que mantenerse unidos pero no amontonados. En el respeto puede estar el punto de equilibrio.

Salta, 16 de marzo de 2020

Te puede interesar