Paseaba por la playa, la violaron y mataron a su hijo de 4 años

Policiales 21 de febrero de 2020
Habían viajado desde Salta hasta Santa cruz para visitar a un familiar. Los agresores arrojaron al menor por los acantilados, abusaron sexualmente de la mujer y luego se alejaron del lugar creyendo que estaba muerta.
madryn

En la tarde del jueves, la ciudad santacruceña de Puerto Deseado se vio conmovida por un aberrante hecho contra una madre y su hijo ocurrido en la zona de playa de Punta Cavendich.

Según informó el diario La Opinión Austral, la emboscada se produjo cuando una mujer de 44 años junto a su hijo de 4 se encontraban paseando por la zona. Habían llegado desde Salta para visitar a un hijo mayor y fueron abordados por la espalda por dos hombres, que los amenazaron con un arma blanca y los llevaron a una zona rocosa en La Cueva de los Leones.

En ese lugar, mientras uno abusaba sexualmente de la mujer, el otro retuvo al menor con un cuchillo en el cuello quien, sin ningún tipo de explicación aparente, fue empujado hacia el acantilado. El niño murió durante la caída.

De acuerdo al diario patagónico, los atacantes maniataron a la mujer con los cordones de las zapatillas de su hijo y le taparon la boca con medias, para que no pudiera gritar y pedir ayuda.

La madre intentó resistirse y golpeó a su abusador con una piedra. Sin embargo, bajo la amenaza de matar a su hijo, fue violada y posteriormente atacada a piedrazos en la cabeza.

“Está muerta, vámonos”, habrían dicho los asesinos, que huyeron al instante. El dato se conoce por el relato de la propia mujer a la Policía. La víctima en el momento del piedrazo simuló estar inconsciente, esperó que se alejaran los atacantes, y luego se levantó para buscar ayuda. Una vecina fue quien la encontró malherida y dio aviso a las autoridades.

La mujer quedó internada en el Hospital Distrital con contusiones varias y un traumatismo de cráneo.

Efectivos de la policía provincial realizaron un operativo cerrojo en la ciudad y en las rutas del lugar para encontrar a los dos asesinos. Las tareas de recolección de pruebas tuvieron que hacerse rápidamente porque la marea subió velozmente en la escena del crimen.

Te puede interesar