EEUU criticó la presencia del iraní acusado por el atentado a la AMIA en la asunción de Daniel Ortega

El Mundo 15 de enero de 2022
“Las democracias en nuestro hemisferio no pueden darse el lujo de mirar hacia otro lado”, aseguró Brian Nichols, nuevo jefe de la diplomacia para Latinoamérica y el Caribe.
FJFSyJ-XIAgAFPp?format=jpg&name=900x900

Estados Unidos criticó este viernes la presencia del funcionario iraní Mohsen Rezai en la asunción del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, mientras aguarda la llegada el martes a Washington del canciller Santiago Cafiero.

Brian Nichols, subsecretario de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, fue el primer funcionario del gobierno de Joe Biden que reaccionó a la polémica visita a Managua del iraní, que tiene un pedido de captura de Interpol por estar acusado por el atentado contra la mutual AMIA en 1994.

Otras voces ya se habían levantado en Washington contra esa presencia, que se extendió por varios días y que el embajador Daniel Capitanich --el representante del gobierno argentino que participó de la ceremonia-- no informó.

La Organización de Estados Americanos (OEA), influyentes senadores como el republicano Marco Rubio y analistas ya habían manifestado su repudio y preocupación por la visita. Algunos analistas consultados por Clarín creen incluso que Estados Unidos reaccionó tarde.

Nichols tuiteó: En su 'asunción, Ortega-Murillo estuvo acompañado en el escenario por Díaz Canel, Nicolas Maduro y Mohsen Rezai, un iraní implicado en el atentado a la AMIA en Argentina. Las democracias en nuestro hemisferio no pueden darse el lujo de mirar hacia otro lado mientras Ortega-Murillo socava la democracia y la seguridad regional".

El funcionario estadounidense se manifestó a pocos días del viaje del canciller Cafiero a Washington para una reunión con el secretario de Estado Anthony Blinken. El argentino tendrá su primer cara a cara con el estadounidense el martes 18 al mediodía. La agenda en la capital de EE.UU. no está cerrada aún y posiblemente el canciller visite a otros funcionarios y se presente en algún centro de análisis.

El escándalo por la presencia del iraní es un tema complicado adicional que deberá afrontar Cafiero ante Blinken, que ya está sensibilizado con otros asuntos como la flamante presidencia de Argentina del Celac (un organismo regional que mira con desconfianza por la inclusión de Nicaragua, Venezuela y Cuba), el apoyo al gobierno de Managua en foros como la OEA y la próxima visita del presidente Alberto Fernández a China y Rusia.

En este marco sensible, Cafiero deberá pedir apoyo a EE.UU. para las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional. Estados Unidos tiene un peso enorme en el directorio ejecutivo del organismo y su voz es vital para la aprobación de cualquier nuevo acuerdo.

El tema iraní suma un problema para Argentina en Washington, donde Irán es considerado un país que apoya el terrorismo.

La preocupación se extiende al Congreso. El senador republicano Marco Rubio dijo que “la decisión de Argentina de enviar a un representante a la jura ilegítima es despreciable. Aún peor es que el dictador Ortega hospede a un miembro de la Guardia Revolucionaria iraní, el General Mohsen Rezai, uno de los terroristas buscados por Interpol por el mortífero atentado de 1994 contra la AMIA en Argentina”.

El secretario General de la OEA, Luis Almagro, tuiteó que “El episodio nos recuerda la deuda con Irán con las víctimas del atentado contra la AMIA y la Justicia”. El comisionado del organismo para el combate al antisemitismo, Fernando Lottenberg, repudió la presencia y recordó que Rezai se encuentra bajo orden de captura de Interpol.

Consultado por Clarín, Joseph Humire, uno de los máximos expertos en Washington en la relación entre Irán y América latina, afirmó que “Estados Unidos reaccionó tarde. El gobierno de Biden quiere negociar un acuerdo nuclear y esto claramente no muestra mucha voluntad por parte de Irán".

"EE.UU. tiene una posición muy coherente con Nicaragua, ve que hay allí un gobierno ilegitimo como el de Maduro. EE.UU. no ve como positivo que el iraní viaje a Managua. Sin embargo, reaccionó muy tarde. Rezai ya está de regreso en su país”, agregó

El experto, que es director del “Center for a Secure Free Society”, agregó que la visita fue algo “muy bien calculado por Irán. Ellos hicieron algo parecido en 2011 con Ahmad Vahidi, entonces ministro de Defensa y ahora ministro del Interior”.

Humire recuerda que Vahidi fue entonces a Bolivia y el fiscal Alberto Nisman hizo una petición a Interpol. “Recién después de que el iraní se fue, el canciller boliviano envió una carta al canciller Héctor Timerman para pedir disculpas. Usaron la diplomacia para hacer lento el proceso. Ahora no está Nisman y el gobierno de Fernández no hizo peticiones legales en el momento”.

La actitud del Gobierno, dijo Humire, “solo puede ser incompetencia o culpabilidad, ya que es posible que Irán haya averiguado cuál sería la reacción de Fernández antes. Rezai se quedó cuatro días, no fue una visita relámpago”.

Humire advirtió que “Irán está en pleno plan de trabajo, ellos están incrementando su influencia en América latina, en Venezuela es muy visible y todo está conectado con sus fuerzas militares, están muy presentes. Esa presencia ha ido creciendo y ahora se están fortaleciendo en otros países”.

Señala que “Rezai es una figura clave de asuntos económicos y creo que Irán va a utilizar la fachada del comercio para crecer su influencia”.

Clarín

Te puede interesar