Anuncios

Opinion 14 de julio de 2021
Como respuesta a una demanda de reparación histórica para el Norte Grande, el Gobierno Nacional ha puesto en marcha el Programa Federal de Preinversión para el Desarrollo Económico y Social. Si bien está dirigido a brindar asistencia técnica y financiera para la formulación de proyectos de obras en todo el país, más de la mitad quedará en la región.
saenz

En oportunidad de la celebración del Día de la Independencia, el gobernador Gustavo Sáenz hizo referencia al Acta de Reparación Histórica, que había firmado con sus pares del NOA y del NEA, pero tuvo poco eco tuvo en la consideración pública. En ella precisaron los puntos con los que buscan finalizar con viejas desigualdades respecto de otras regiones, especialmente con el centro del país.

En el acta se manifiestan a favor del desarrollo de la región y “en pos de revertir una idea que no solo daña a los ciudadanos del Norte Grande, sino que compromete al futuro de la Argentina”. Reconocieron que es hora de reparar una deuda histórica. “Lo demanda la historia, pero también la hora; en la Argentina de la pospandemia no hay lugar para estas asimetrías”, expresa el acta.

Reclamaron una tarifa energética diferencial, subsidios del transporte público de pasajeros, equiparación del precio de combustibles, fijación de tarifa plana de gas y desarrollo de matriz energética. Sumaron a ello la creación de un programa para el Norte Grande por un período de 15 años, con la intención de fortalecer el corredor bioceánico del norte con financiamiento garantizado por parte de diversas fuentes nacional e internacional. Es que se requiere construir las obras de integración ferroviaria, vial, energética, de red de fibra óptica y conexión de última milla. 

Lejos pero en línea con esa demanda ayer se expuso un programa que prevé una inversión para la región de un poco más de mil millones de pesos y que en una primera etapa, estará integrada con recursos aportados en partes iguales por los ministerios de Obras Públicas e Interior. Se destinarán a la realización de proyectos para impulsar una instancia fundamental de planeamiento, a fin de conformar un banco de proyectos que funcione como insumo de un plan de desarrollo federal. El plan trabajará con proyectos identificados como prioritarios por las provincias y que resulten estratégicos para el desarrollo a nivel nacional.

Debe advertirse que no se trata de inversiones en obras. En ese orden, el Ejecutivo Nacional hizo hincapié que en el período 2015- 2019, no sólo se recortaron los montos destinados a obras centrales de infraestructura  -que cayeron de 15 millones a 5 millones de dólares- sino que tampoco se invirtió en el desarrollo proyectos de preinversión estratégicos.  Se trata de los que determinan la viabilidad y la conveniencia para ejecutar una obra a partir de un análisis técnico de los costos, su factibilidad y la evaluación de los efectos ambientales y sociales, entre otros.

El gobernador Sáenz, quien participó virtualmente del lanzamiento de esta iniciativa, suele destacar que para obtener apoyo financiero para obras de envergadura es fundamental realizar la gestión con un proyecto acabado. Esto es precisamente lo que se logrará con la propuesta que se presentó este martes si es que, efectivamente, no se queda en un anuncio de difícil control.

En tiempos electorales es de práctica inaugurar obras como parte de la campaña de captación de sufragios para el oficialismo y a falta de ellas, bien valen los anuncios. La participación ciudadana puede canalizarse en el seguimiento de realizaciones. 

Salta, 14 de julio de 2021

Te puede interesar