Propuesta

Opinion 11 de febrero de 2021
Llega a Salta el Plan de Desarrollo Humano Integral General San Martín. Con la pompa correspondiente se procederá a su presentación, como sucediera en agosto de 2020, cuando el referente de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular y del Frente Patria Grande Juan Grabois, Gerardo Martínez de la UOCRA y representantes de otros sindicatos y movimientos sociales lo expusieron ante Sergio Massa.
cq5dam.thumbnail.cropped.750.422

Llega a Salta el Plan de Desarrollo Humano Integral General San Martín. Con la pompa correspondiente se procederá a su presentación, como sucediera en agosto de 2020, cuando el referente de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular y del Frente Patria Grande Juan Grabois, Gerardo Martínez de la UOCRA y representantes de otros sindicatos y movimientos sociales lo expusieron ante Sergio Massa, presidente de la Cámara de Diputados. La prensa amiga lo llamó el Plan Marshall para la pospandemia.

Apunta a resolver algunos de los agudos problemas sociales que sufren los trabajadores y los sectores más vulnerables. Para ello propone crear 4 millones de puestos de trabajo social y 170 mil empleos registrados regulados por convenio colectivo. También promueve la integración urbana de los barrios populares, el acceso al suelo y a la vivienda social.

Otros de sus postulados son repoblar la Argentina, a través de nuevas ciudades, pueblos jóvenes, comunidades rurales organizadas y cinturones hortícolas protegidos; desarrollar nuevos emplazamientos industriales a través de una planificación territorial que contemple nuevos esquemas de transporte multimodal; encarar la transición energética y desarrollar formas no contaminantes de producción para avanzar hacia un programa de ecología integral.

La propuesta tiene todos los vicios y las fantasías del posibilismo, cuestionó la izquierda. Y no hubo mayores repercusiones aún cuando se dejó la iniciativa para que se debata políticamente. El Instituto Patria fue otro de los espacios donde se buscó la atención suficiente para que se avance hacia algún lado mientras crecen la pobreza y la desocupación. No solo están descriptas las acciones sino también las fuentes de financiamiento, algo que no suele ser frecuente cuando se trata de formular propuestas de esa naturaleza.

Plantea que una parte de la inversión de 750 mil millones de pesos que exige su realización ya está cubierta por programas, como Potenciar Trabajo y Tarjeta Alimentaria, que totalizan 128 mil millones pesos anuales.  El programa sostiene que el 36 por ciento del total a invertir tiene un reingreso o recupero fiscal; para el resto propone una serie de reformas impositivas y un esfuerzo fiscal adicional del Estado nacional.

Es cierto que para los sectores marginales, que piden Trabajo, Tierra y Techo, el Plan San Martín es la respuesta más acabada pero no se ha visto –seguramente con sobradas razones- que se haya tomado en cuenta la iniciativa. De allí la exhortación del líder de la economía social al presidente Alberto Fernández que deje “de ceder ante el poder fáctico", como lo hizo cuando fracasara la toma de un campo en Entre Ríos. 

Por ahora, el ejercicio del gobierno determina que las políticas públicas se plantean de arriba para abajo y no es común el sentido inverso que propone el Plan de Desarrollo Humano Integral. La propuesta está encaminada y se está buscando el aporte de las organizaciones de base, que deben realizar propuestas concretas y ajustadas a la realidad de su espacio geográfico. Ayer fue Jujuy y hoy es el turno de Salta.

En un año electoral, es casi una plataforma que puede seducir en un ambiente vacío de ideas y propuestas y cargado de necesidades.

Salta, 11 de febrero de 2021

Te puede interesar