Alberto Fernández rechaza el cambio de ministros y elogia la gestión del gabinete

Política 21 de diciembre de 2020
El Presidente asegura en privado que los ministros han hecho “una gran proeza” en un año de pandemia. Fuerte enojo con Alicia Castro.
alberto-fernandez-foto-presidencia

"No estoy pensando en ningún cambio de gabinete porque estos ministros han hecho una gran proeza este año con esta terrible pandemia". La frase -juran en la Casa Rosada- es del presidente Alberto Fernández a un colaborador que pidió precisiones ante la multiplicación de rumores sobre los cambios en el elenco oficial. 

Las afirmaciones del mandatario trascienden luego que el viernes pasado, durante un acto en La Plata, la vicepresidenta Cristina Kirchner moviera el avispero al advertir: “Todos aquellos que tengan miedo o que no se animan, hay otras ocupaciones además de ser ministro, ministra, legislador o legisladora, vayan a buscar otro laburo, necesitamos gente que los sillones que ocupan sea para defender definitivamente los intereses del pueblo”.

El mandatario le dice a todos que está "muy agradecido" al gabinete por la tarea realizada frente al Coronavirus, y repite en privado: "¿Qué más les puedo pedir?"

Quienes hablaron en las últimas horas con Alberto F. lo vieron muy molesto por la acusación que la ex embajadora Alicia Castro le hizo al vocero presidencial y Secretario de Comunicación, Juan Pablo Biondi. A través de su cuenta de Twitter, Castro publicó una foto de Biondi con los brazos cruzados en el acto de La Plata y el texto: "Los que apoyamos y queremos a este gobierno sufrimos los errores y la falta de políticas de comunicación. Ayer @JuanPabloBiondi , encargado de la comunicación presidencial, no aplaudió en ningún momento a Cristina @CFKArgentina". La dirigente ultra K renunció antes de que su pliego para la embajada argentina en Rusia fuera tratado por el Senado debido a discrepancias con la política exterior argentina en torno a Venezuela.

Desde el entorno presidencial ironizaron que Castro "critica a un funcionario del Gobierno que trabaja codo a codo con el Presidente desde su piso del edificio Kavanagh" de Retiro.

"Nos pegan a todos los que somos incondicionales", afirmó un miembro del gabinete. ¿Quienes son los incondicionales? En la lista algunos incluyen a Vilma Ibarra, Gustavo Beliz, Santiago Cafiero, Julio Vitobello, Matías Kulfas, Cecilia Todesca, Marcela Losardo, Mario Meoni, Claudio Moroni y Gabriel Katopodis. Y fuera de la primera línea del gabinete nacional, pero también con cargos, el embajador en EE.UU Jorge Argüello, el secretario de Culto Guillermo Oliveri, Guillermo Justo Chaves, el diputado Eduardo Valdes, y el referente porteño en la Legislatura, Claudio Ferreño.

El resto del mapa se compone con un grupo de los funcionarios alineados con Alberto Fernández pero más independientes a Ginés González García, Luis Basterra, Nicolás Trotta, Daniel Arroyo y Matías Lammens. Mientras que Eduardo "Wado" de Pedro, Juan Cabandié, Jorge Ferraresi, Agustín Rossi, Elizabeth Gomez Alcorta y Carlos Salvarezza, responden a Cristina Kirchner.

Un funcionario reveló que durante un encuentro con el Presidente, días después de los reclamos de Cristina, Alberto F. le aseguró: "El gabinete lo armo yo y no me lo pone ni me lo saca nadie".

No obstante, cerca de Fernández ensayan una aclaración, siempre con la idea de no alterar la relación con su vice. Aseguran que Cristina Kirchner no pidió cambios en el gabinete sino que habló de legisladores -senadores o diputados-, de funcionarios en general.

Incluyen otro dato. Que antes de los discursos en el acto de La Plata de Alberto F. Cristina, Axel Kicillof y Máximo Kirchner, hubo un encuentro a solas entre el Presidente y su vice. Allí Fernández se habría quejado por el caso de un senador y de un diputado del Frente de Todos que se dieron vuelta y tomaron la posición de votar en contra del proyecto de aborto. De acuerdo a la versión oficial, eso enojó a Cristina y por eso habló de ministros pero también de legisladores.

También subrayan que Cristina destacó varios puntos de la gestión del Gobierno, para afrontar la pandemia.

El enojo de Alberto Fernández tiene otro origen. En su entorno relatan que había decidido remover a María Eugenia Bielsa del ministerio de Vieinda. Pero como Cristina Kirchner salió a hablar de “los funcionarios que no funcionan bien”, esas declaraciones provocaron que el mandatario durmiera durante un mes ese reemplazo.

Algo similar hubiera ocurrido si mañana anunciaba un cambio de gabinete. Aunque el Presidente afirma hasta el hartazgo a su círculo íntimo: “El que está gobernando soy yo”.

Clarín

Te puede interesar