El Tucumán consideran una “involución” aplicar el sistema de transporte de Salta´

Servicios 05 de agosto de 2020 Por Paulo Avila
En la vecina hay un amplio debate provincial y municipal en referencia al transporte público y el régimen de subsidios al mismo. Por tal motivo, se puso la mirada en cómo funciona este servicio en el área metropolitana de Salta planteando que si se subsidia el cien por ciento del sistema, los concesionarios no realizarían otra tarea que la administración de sus empresas.
818x460_190227152729_56122

Ante esto, el legislador radical José Ascárate, en declaraciones periodísticas se refirió al modelo de Salta desde la creación de la Sociedad Anónima de Transporte Automotor –SAETA- y consideró inviable aplicar el modelo en Tucumán, “sería involucionar”, consideró.

“Para entender el modelo salteño tenemos que entender que durante la gestión de Juan Carlos Romero, el transporte no existía, habían permisionarios precarios, un régimen de empresas que incumplían, que no tenían recorrido fijo e incumplían con horarios”, manifestó el legislador tucumano y añadió que en ese momento el Gobierno “hizo una inversión formidable que fue la adquisición de la totalidad de las unidades y luego que la provincia las adquirió licitaron corredores a concesionarios”.

“Esto para Tucumán sería una involución porque tenemos una ley de Transporte y una Ordenanza municipal con sistemas de concesiones que están vigente, no tenemos permisos precarios sino concesiones en regla”, dijo Ascárate y agregó que ante el contexto de paros, la ley prevé que el servicio debe prestarse hasta con la fuerza pública si las empresas no lo garantizan.

Además, se refirió a la política de subvenciones en el transporte manifestando que en el AMBA se subsidia a los usuarios. “Es plata que pone el Estado para que los descuentos de los pasajes vayan a manos de los usuarios, se hacen a través del banco Nación”. 

“Tenemos que hacer un estudio de costo real y determinar qué parte subsidia el Estado. Si vamos a subsidiar el cien por ciento los concesionarios serían simples administradores de lo que el Estado pone porque pagaría sueldos, combustibles neumáticos y los empresarios no harían nada más que la administración de las empresas, hay que tratar de que el subsidio vaya al usuario, que cuanto más viaje más barato le salga el pasaje y no al revés”.

Paulo Avila

Periodista

Te puede interesar