Giacosa: "Es una falta de tino político que Orozco presida la comisión de Seguridad"

Política 09 de mayo de 2020
El diputado provincial (MC) Luis Giacosa afirmó que "es un disparate y una falta de tino político" que un diputado acusado de torturas y vejámenes ocupe un cargo tan importante y sensible.

El diputado provincial (mandato cumplido) Luis Giacosa se refirió a la polémica desatada por el actual legislador Gustavo Orozco, quien es investigado por una Unidad Fiscal por presuntas expresiones amenazantes a los que investigan la intervención policial en la muerte de la docente Rosa Sulca en Villa Mitre. 

Orozco, durante una entrevista con Canal 10, hizo una encendida defensa de los efectivos policiales que intervinieron en el caso  - hoy detenidos – además de considerar que el funcionario judicial habría filtrado el audio del pedido de auxilio; en otras oportunidades, sostuvo, a policías que filtraron fotografías o audios se los encarceló y con la misma vara debería medirse la acción del fiscal.

Cabe mencionar que Orozco – ex policía y actual diputado por Rosario de la Frontera – ha enfrentado causas judiciales donde se lo acusó de apremios ilegales y torturas. Además, a la hora de conocerse que ingresaría a la Cámara de Diputados, organismos de DDHH repudiaron sus antecedentes.

Sobre ello, Giacosa afirmó que “es un disparate y una falta de tino político" que ese legislador sea hoy presidente de la Comisión de Seguridad de la Cámara de Diputados de Salta. 

Sobre todo, consideró, se pierde el sentido político y la representación de ideales. “Es un manchacho”, sostuvo.

En otro plano, recordó que durante su mandato en Diputados, se produjo la expulsión por  “inhabilidad moral” de uno de sus pares, Mártires Quintana.

“El conflicto se suscitó a propósito de declaraciones del entonces diputado que eran inaceptables en la medida que eran ratificaciones de climas de violencia y demás”, relató Giacosa.

En aquel entonces, continuó, hubo un gran debate entre todos los sectores que tenían representación en la Cámara y se llegó, casi por unanimidad, a la decisión de expulsarlo. Y es que, el legislador en cuestión, era apuntado ya por su ligazón con la represión estatal.

Dijo no recordar cuál fue la expresión que desató el repudio; fue un conflicto con otra diputada. Quintana tuvo dichos inaceptables y estos fueron rechazados por la Cámara en su conjunto.

“Digamos, no era un problema de qué adhesión política hubiese tenido, fue una cuestión colgada e inoportuna, una episodio lamentable que demostró la vocación democrática que tenia la Cámara en ese momento”, finalizó.



Te puede interesar