Paritarias: Comercio pacta sumas fijas por un semestre y habilita pauta general

Economía 19 de febrero de 2020
El mayor gremio de la Argentina se apresta a firmar la revisión de 2019 y se estirará con montos fijos hasta mitad de año. El esquema cuenta con el visto bueno de la CGT.

comercio

El sindicato de Comercio, el de mayor número de trabajadores de la Argentina, cerrará un acuerdo salarial en línea con el pedido del Gobierno mediante sumas fijas y sólo por el primer semestre del año, tal como había adelantado este diario. Los detalles terminarán de definirse esta semana pero el diseño ya fue acordado entre el jefe del gremio, Armando Cavalieri; el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, y los referentes de la Cámara Argentina de Comercio (CAC). El entendimiento incluirá un monto fijo y el decreto de suba a privados de Alberto Fernández como cierre de la paritaria 2019, y la definición de otro pago con el mismo formato hasta mitad de año.

El esquema cuenta con el visto bueno de la CGT, cuyos gremios de mayor peso convalidaron el uso de las sumas fijas remunerativas como mecanismo salarial de transición durante el primer semestre y con vistas a un eventual acuerdo general de precios y salarios en la segunda mitad del año mediante una única pauta de incrementos. Una vez firmada la paritaria mercantil se prevé que le seguirán otras de magnitud como Sanidad, del cotitular de la CGT Héctor Daer, Construcción y los estatales de UPCN, entre otros. En la misma línea se espera una definición de la discusión salarial a nivel nacional con los sindicatos docentes.

El gremio de Cavalieri, que representa a 1,2 millón de trabajadores de todo el país, espera en lo inmediato pactar con las cámaras empleadoras la revisión de su acuerdo salarial vigente por el período abril 2019-marzo 2020: al 30% de aumento resuelto el año pasado está previsto adicionarle los $4.000 del decreto 14/2020 (de suba salarial a trabajadores privados), lo que llevaría el básico de la actividad de 27.000 a 39 mil pesos con un ajuste promedio de 44 por ciento. En tanto que para el primer trimestre de este año, último de vigencia, las partes consensuaron agregar alrededor de 2.000 pesos más en suma fija para alcanzar un 52% de suba interanual.

La ingeniería del acuerdo prevé que ese salario incrementado, que llegaría a 41 mil pesos para la categoría promedio, será la base para la negociación de otra suma fija remunerativa para los meses de abril, mayo y junio, y tal vez estirarlo hasta julio. El compromiso de Cavalieri pasa por concederle al Gobierno un entendimiento de referencia para otros sindicatos fundado en montos fijos, sin mención alguna de porcentajes, con vigencia para los primeros seis o siete meses del año. En el Ejecutivo ya le habían confirmado a este diario que el objetivo era expandir ese criterio a toda la ronda de paritarias como señal de apaciguamiento de la puja distributiva y, sobre todo, de racionalidad a los acreedores externos en plena renegociación de la deuda.

A cargo de las negociaciones estuvo el propio jefe del sindicato en conversaciones permanentes con Moroni y con Jorge Di Fiori, titular de la CAC. Fue clave el rol del abogado Alberto Tomassone, histórico asesor de Comercio y actual integrante del equipo de asesores del ministro de Trabajo. También fueron anoticiados de las tratativas la Confederación de la Mediana Empresa (CAME) y la Unión de Entidades Civiles Empresarias (Udeca), que conforman la paritaria sectorial.

El inminente acuerdo será el primer fruto palpable del consenso alcanzado la semana pasada entre Alberto Fernández y la “mesa chica” de la CGT en el almuerzo que compartieron en la Casa Rosada. Al cierre de aquel encuentro ofició como único vocero Daer, pero en la central obrera admitieron que se trató de un espaldarazo para el acompañamiento al esquema de política salarial que impulsa el Ejecutivo. Como había adelantado este diario, el escenario incluye, siempre con el horizonte de un eventual acuerdo con el FMI, la definición de una pauta general de salarios para la segunda mitad del año consensuada en una gran mesa con empresarios y centrales sindicales, apuntada a dejar a salvo el promedio de sueldos de la evolución de la inflación y a agregarle cerca de un punto porcentual de mejora del poder adquisitivo.

La CGT aguarda una convocatoria formal de Alberto Fernández para escenificar el acuerdo y darle un marco más formal. Hasta entonces la central evitará un debate interno en su Consejo Directivo para evitar darle aire a la previsible disidencia que encabezará el sector que responde al gastronómico Luis Barrionuevo. En esa línea fueron sintomáticas las declaraciones de Carlos Acuña, co-secretario general junto a Daer y portavoz de Barrionuevo, quien en los últimos días acumuló críticas a la política económica del Gobierno.

Fuente: Ámbito.com

Te puede interesar