$11 mil diarios necesitó una familia salteña para comer en mayo

Para no caer en la indigencia necesitó casi $350 mil, mientras que para no ser pobre precisó $776 mil.

Salta 26/06/2024 Ivana Chañi Ivana Chañi

almacenes-de-barrio-2jpg

Los datos económicos que recientemente informó el INDEC y celebró la administración libertaria de Javier Milei no parecen reflejarse en los bolsillos de las familias salteñas. Por tal motivo, Aries dialogó con el director del Instituto de Investigación Social Económica y Política Ciudadana en Salta (ISEPCI), Federico Maigua.

En una primera reflexión, apartándose de los datos del Gobierno advirtió que en los últimos muestreos no hay coincidencias, algo que estimó, si continúa ese comportamiento, podría pensarse que algo “raro” está pasando con los informes oficiales. “Se tiene que hacer cargo quien lo publica”, manifestó en alusión al “déficit cero” para junio que anunció Javier Milei durante su gira en Europa.

Respecto a las disidencias, Maigua, enfatizó en el rubro alimentos. “En los barrios se sufre de igual o peor manera que los datos que publica el INDEC”, aseguró.

En la comparación del aumento sostenido de precios de noviembre 2023 a mayo 2024, el director de ISEPCI indicó que la inflación acumulada fue del 103% de la Canasta Básica de Alimentos, mientras que la Canasta Básica Total, en el mismo período, la inflación acumulada fue del 110%.

“Y todos los indicadores de la economía como los de la CAME, los mismos datos del INDEC, la construcción, el propio FMI dicen que los datos son negativos, entonces no sé dónde están esos supuestos brotes verdes”, se preguntó, a su vez que cuestionó al mandatario nacional cuando afirma que “los salarios le ganan a la inflación”. Maigua, en ese sentido, recordó que la gestión libertaria congeló los sueldos por tres meses, luego otorgó un aumento del 40% pero no llegó a cubrir la inflación -  desde su asunción – que ya superó el 100%.

Yendo a lo fino de los números y el análisis en los barrios salteños, Federico Maigua, luego del diagnóstico - que incluyó la caída de las ventas, cierres de almacenes, aumento de la asistencia social en comedores y merenderos – contó que (según los datos de mayo) una familia salteña para no ser indigente necesitó de casi $350 mil solo para alimentarse, mientras que para no ser pobre precisó $776 mil.

“Antes de Milei para alimentarse una familia tipo necesitaba $5.700 diarios y hoy $11.600”, señaló.

En su análisis, disparó las alarmas por los cambios de los hábitos en la alimentación de los salteños, particularmente en los barrios de la periferia, ya que con el objetivo de cuidar cada moneda, consumen alimentos de baja calidad nutricional, sumada que han dejado de consumir frutas y verduras necesarias mantener una dieta equilibrada.

En ese sentido, detalló que   -  desde el desembarco de Milei en Casa Rosada – el rubro que más aumentó fue el de verdulería entre el 100% y 400%, solo el 70% en lo que va del año; productos de almacén lo hicieron entre el 100% y 220%; carnicería en los cortes más populares entre un 80% y 110%.

“Ningún ingreso familiar – clase media y sectores populares – han aumentado sus ingresos en esa proporción”, remató.

Más noticias
Destacadas

Recibí información en tu mail