Siete niños murieron en Reino Unido por un brote de la bacteria Strep A

Salud 05 de diciembre de 2022
Las autoridades británicas insistieron en la importancia de que los padres estén pendientes de la salud de sus hijos debido a que "necesita tratamiento urgente" en casos graves.
infectologa-sobre-reinfeccion-los-anticuerpos-suelen-desarrollarlos-en-quienes-cursan-la-enfermedad-

Debido a la séptima muerte de un niño provocada por la bacteria estreptococo A, las autoridades sanitarias de Reino Unido urgieron a los padres a que estén atentos a si sus hijos muestran síntomas de la enfermedad. En tan solo unos días, se registraron cinco fallecimientos de menores de 10 años producto de esta bacteria. Los decesos ocurrieron en distintas poblaciones de Inglaterra y Gales.

En ese sentido, Nadhim Zahawi, miembro del gabinete británico, alertó a los padres sobre la importancia de detectar los síntomas en un primer momento. Si bien en la mayoría de los casos la enfermedad es leve, el presidente del Partido Conservador sostuvo que “es realmente importante estar atento porque en el caso muy raro de que se vuelva grave, entonces necesita tratamiento urgente”.

Y agregó: "Es altamente infecciosa, por lo que el mensaje importante que se debe transmitir es que los padres deben estar atentos a los síntomas, como fiebre, dolor de cabeza, erupción cutánea".

La última víctima reportada fue un niño de 12 años que asistía a la escuela privada Colfe's School en Lewisham, al sureste de Londres. Es el primer alumno de secundaria en morir durante el brote actual.

Otra de las muertes confirmadas fue la de Muhammad Ibrahim Ali, un niño de cuatro años que estudiaba en una escuela pública de High Wycombre, en el condado inglés de Buckingham. El menor contrajo una forma invasiva de la enfermedad, lo que le provocó un paro cardíaco. Al respecto, la doctora Jill Morris, de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido (UKHSA por sus siglas en inglés), declaró: "Es un caso trágico... hemos facilitado asesoramiento al colegio y al parvulario para prevenir más casos y continuaremos revisando la situación".

Horas antes del caso de Muhammad se había confirmado la muerte de un niño en Londres, quien estudiaba en el barrio de Ealing, al oeste de la capital. Sumado a esto, otro de los menores que murió tenía seis años. Se cree que era una niña que asistía a la escuela primaria Ashford Church of England en Surrey. Otra de las víctimas era de Cardiff, capital de Gales.

Además de los fallecimientos, uno de los casos que conmueve al público es el de Camila Rose Burns, una nena de cuatro años que habita en Bolton, en el noroeste de Inglaterra. La menor se encuentra luchando por su vida con un ventilador en el Alder Hey Children’s Hospital ubicado en Liverpool.

Al respecto, Dean Burns, su padre, detalló: "Ella todavía está en cuidados intensivos, pero muestra signos de mejora. Seguimos rezando para que se recupere. Su cuerpo entró en estado de shock por lo que sus extremidades han resultado gravemente dañadas. Es desgarrador".

Debido al avance de la enfermedad, miles de padres están considerando sacar a sus hijos de la escuela. En ese sentido, uno de los casos está relacionado con un brote de la infección detectado en una escuela de Surrey, al sur de Londres.

En raros casos la enfermedad resulta mortal

Los estreptococos del grupo A son bacterias que tienden a estar presentes en la garganta y sobre la piel de una persona. Por lo general, causan solo enfermedades relativamente menores, como amigdalitis, escarlatina o neumonía (tres de las dolencias más comunes), infección de la piel, impétigo y dolor de garganta. Incluso en la mayoría de los casos no provocan ningún síntoma.

La Strep A se contagia por contacto directo con secreciones nasales o de la garganta de personas con lesiones cutáneas infectadas. El riesgo de contagio es mayor cuando el portador ha desarrollado síntomas. Si bien no existe una vacuna para prevenir las infecciones, los antibióticos suelen ser efectivos para tratarlas.

En raros casos la infección resulta fatal. Sin embargo, en algunas ocasiones puede desencadenar enfermedades más graves, como la fascitis necrotizante (denominada "la bacteria carnívora") y el síndrome de shock tóxico estreptocócico (STSS, por sus siglas en inglés), las cuales pueden llevar a la muerte del individuo.

Este año, el aumento de infecciones por esta bacteria se ha observado particularmente en niños menores de 10 años, agregó UKHSA. Hubo 2,3 casos por cada 100 mil niños de 1 a 4 años entre mediados de septiembre y noviembre, en comparación con el promedio de 0,5 previo a la pandemia. En el grupo de 5 a 9 años, el número desciende a 1,1 casos por cada 100 mil menores, una cifra mayor en comparación con el promedio anterior a la pandemia de 0,3.

Según infectólogos locales, el confinamiento podría haber afectado la capacidad de inmunidad de los chicos, lo que explicaría el rebrote de casos.

Asimismo, el UKHSA sostuvo que depende de las autoridades sanitarias locales determinar si es necesario aislar en sus hogares a los niños que asistieron a las escuelas donde hubo casos confirmados. En ese sentido, según información publicada por esta entidad, los menores con escarlatina y erupciones cutáneas deben quedarse en casa.

Con información de Perfil

Te puede interesar