Comunicación

Opinion 07 de enero de 2022
La semana cierra con la ratificación que son vacaciones la razón de la ausencia en su cargo del gobernador Gustavo Sáenz. Un decreto ambiguo respecto del motivo por el que el vicegobernador quedó a cargo del Ejecutivo desató versiones que, en general, hicieron suponer que la salud del mandatario estaba comprometida.
MAROCCO-Y-SAENZ

El martes último se publicó en el Boletín Oficial el Decreto 15, fechado el 3 de enero de 2022, en el que se informa de la ausencia ordinaria por parte de Sáenz y se pone interinamente a cargo del Mando Gubernativo de la Provincia, a Antonio Marocco, “mientras dure la ausencia del que suscribe”. La última información oficial sobre la presencia del Gobernador en funciones data del 30 de diciembre, cuando se reunió con el Administrador de Vialidad Nacional para analizar la tramitación de importantes obras en el territorio provincial. 

En el último mes de 2021 estuvo cinco días internado a raíz de una diverticulitis pero pudo concurrir el 23 de diciembre a prestar juramento de fidelidad a la nueva Constitución y pronunció un discurso. El 28 presidió el acto de asunción de una ministro y secretarias de gobierno y luego viajó a Buenos Aires para firmar el consenso fiscal. Debe destacarse que Gustavo Sáenz no es muy afecto a la exposición pública aunque si se muestra con frecuencia en los spots publicitarios del Gobierno Provincial.

Las redes sociales y muchos portales dieron cuenta en la web de problemas de salud diferentes a los informados en los partes médicos producidos a partir del 15 del diciembre y hasta que le dieron el alta el 19. De allí que el decreto, que no confirma fecha de reintegro a su tarea y deja abierto el interinato de Marocco, alimentó las versiones que retomaron su circulación.

El Vicegobernador fue enfático al señalar a Aries que el mandatario “solo se tomó un descanso después de dos años duros” y sobre los rumores dijo que “es politiquería barata”. También anticipó que Sáenz retomará sus tareas entre el 18 y 20 de este mes.

Quedaron en pie los cuestionamientos al decreto de transmisión del mando gubernativo. Según el abogado Luis Caro Figueroa -quien fuera invitado por una de las comisiones de la Convención a exponer su visión sobre la última reforma constitucional- ni en la Carta Magna ni en la ley 8171, que organiza la estructura del Poder Ejecutivo, hay referencia alguna a ausencias ordinarias del Gobernador; solo se habla de ausencia definitiva o de ausencia temporaria. También hace notar que en ausencia, como señala el Visto del Decreto 15, el gobernador dispone el interinato de Marocco y firma el instrumento legal. Cuestiona que no se den las razones de la ausencia y que tratándose de vacaciones, como informó su reemplazante, no esté precisada la fecha de reasunción del mando. 

No hay muchos antecedentes respecto de vacaciones de un gobernante en la Provincia. Pero es natural que las necesite dado que los mandatos, si bien son de cuatro años, en el último cuarto de siglo se vinieron repitiendo por los tres autorizados constitucionalmente. En doce años, sin dudas que es menester un paréntesis en el ajetreo al que se encuentra sometido; de Juan Carlos Romero se conocían circunstancialmente sus escapadas al exterior y de Juan Manuel Urtubey, en enero de 2017, se supo a través de la Secretaría de Comunicaciones, que se alejaba por quince días y quedaba en su reemplazo Miguel Isa.

No es cuestionable que un gobernador tome un descanso pero, por la naturaleza de su rol en la sociedad, es exigible una comunicación adecuada. Su ausencia es un acto público cuyas razones deben ser informadas en tiempo y forma.

Salta, 07 de enero de 2022

Te puede interesar