Bill Gates advirtió dónde puede originarse la próxima pandemia

El Mundo 28 de enero de 2021
El empresario mostró su optimismo acerca de que "el final del principio del coronavirus está cerca", pero dijo que "no podemos permitirnos que la próxima pandemia nos tome desprevenidos de nuevo".
la-amenaza-la-proxima-pandemia-siempre-estara-rondando-nuestras-cabezas-dijo-gates

El empresario Bill Gates publicó su tradicional carta anual en la que repasa 2020 y el impacto de la pandemia de coronavirus a nivel global, y afirmó, parafraseando a Winston Churchill: “Somos optimistas de que el final del principio está cerca”. Pero al mismo tiempo advirtió que “la desafortunada realidad es que el Covid-19 podría no ser la última pandemia" y que la próxima podría originarse en "una gripe, un coronavirus o alguna enfermedad nueva que nunca antes habíamos visto". Incluso "por más aterrador que sea imaginarlo, la próxima pandemia podría incluso ser el resultado del bioterrorismo”.

“Cuando escribimos nuestra última carta anual, el mundo estaba empezando a comprender cuán grave podía llegar a ser una pandemia de nuevos coronavirus”, recordó. 

El fundador de Microsoft dijo que aunque la fundación que preside junto a su esposa Melinda había estado preocupada por un escenario de pandemia durante mucho tiempo, “nos sorprendió la forma drástica en que el COVID-19 ha afectado las economías, los empleos, la educación y el bienestar en todo el mundo”. 

“Solo unas semanas después de escuchar por primera vez la palabra "COVID-19", estábamos cerrando las oficinas de nuestra fundación y uniéndonos a miles de millones de personas en todo el mundo para adaptarse a formas de vida radicalmente diferentes. Para nosotros, los días se convirtieron en reuniones de video, alertas de noticias preocupantes y comidas en el microondas”, resumió.

Pero señaló el impacto mucho más grave y devastador que tuvo para otras personas. “Ha costado vidas, ha enfermado a millones y ha llevado a la economía mundial a una recesión devastadora. Mil quinientos millones de niños perdieron tiempo en el aula y es posible que algunos nunca regresen. Los trabajadores esenciales están haciendo trabajos imposibles con un enorme riesgo para ellos y sus familias. El estrés y el aislamiento han provocado impactos de gran alcance en la salud mental”, enumeró. 

“La historia probablemente recordará estos últimos meses como el punto más doloroso de toda la pandemia. Pero la esperanza está en el horizonte. Aunque tenemos una larga recuperación por delante, el mundo ha logrado algunas victorias significativas contra el virus en forma de nuevas pruebas, tratamientos y vacunas. Creemos que estas nuevas herramientas pronto comenzarán a doblar la curva a lo grande”, agregó. 

Gates sostuvo que el momento actual le recuerda una cita de Winston Churchill de 1942, durante un famoso discurso que marcó una victoria militar que creía que sería un punto de inflexión en la guerra contra la Alemania nazi. “Este no es el final”, advirtió. "No es ni siquiera el principio del fin. Pero esto es, quizá, el fin del principio." 

“Cuando se trata de COVID-19, somos optimistas de que el final del principio está cerca”, dijo el empresario. 

En su opinión, lo que se necesita es “el mayor esfuerzo de salud pública en la historia del mundo, uno que involucra a legisladores, investigadores, trabajadores de la salud, líderes empresariales, organizadores de base, comunidades religiosas y muchos otros que trabajan juntos en nuevos formas”. 

Y, para el final, dejó una advertencia: “Hasta que las vacunas lleguen a todos, seguirán apareciendo nuevos grupos de enfermedades. Esos grupos crecerán y se extenderán. Las escuelas y oficinas cerrarán nuevamente. El ciclo de desigualdad continuará. Todo depende de si el mundo se une para garantizar que la ciencia que salvó vidas en 2020 salve tantas vidas como sea posible en 2021”. 

Respecto al futuro, alertó que “la desafortunada realidad es que el Covid-19 podría no ser la última pandemia. No sabemos cuándo llegará la próxima, o si será una gripe, un coronavirus o alguna enfermedad nueva que nunca antes habíamos visto. Pero lo que sí sabemos es que no podemos permitirnos que nos tome desprevenidos de nuevo. La amenaza de la próxima pandemia siempre estará rondando nuestras cabezas, a menos que el mundo tome medidas para prevenirla. Por más aterrador que sea imaginarlo, la próxima pandemia podría incluso ser el resultado del bioterrorismo”.

Fuente: Ambito

Te puede interesar