Billetes de $5: están tardando en desaparecer y ya valen apenas US$0,03

Economía 13 de octubre de 2020
Hay 373 millones de billetes de $5 en circulación y faltan menos de tres meses para que pierda por completo su valor.
3171820w1033

Qué se puede comprar con $5? ¿Uno o dos caramelos? Hace tiempo que esos billetes están ausentes en las billeteras de los argentinos y desde febrero no sirven como medio de pago. Sin embargo y, aunque muchos no lo saben, todavía son canjeables en el banco. Aunque el plazo final era originalmente el 28 de febrero, tras una serie de prórrogas, a fines de septiembre, el Banco Central lo extendióhasta el 30 de diciembre.

Ese papel de tonalidad verde, ilustrado con la imagen de José de San Martín, fue reemplazado por otro instrumento. En agosto de 2018, el BCRA puso en circulación una moneda con esa denominación, que forma parte de la nueva familia de pesos. En sus caras, lleva una flor y un ejemplar del arrayán.

No es la primera vez que la inflación hace que los argentinos nos despidamos y les demos la bienvenida a nuevas monedas y billetes. "La gente tiró los billetes y algunos ni se enteraron que se postergó el plazo -dijo María Castiglioni, directora C&T Asesores Económicos-. Que deje de circular un billete implica reconocer que se pierde su valor y crear un billete más grande es reconocer la inflación". 

"A medida que vas teniendo un ciclo inflacionario, tiene menos sentido tenerlos en circulación -agregó Agop Karafoz, economista de Kartal Consulting-. La crisis de confianza es mayor a la crisis económica y cuanto más pase el tiempo menos gente va a ir a devolverlos". Para el especialista, estos billetes quedaron "obsoletos" por la realidad económica que "cada vez necesita un billete de mayor denominación".

Desde agosto de 2019 cuando el Banco Central anunció que quitaría los billetes con el rostro de San Martín de circulación, su cantidad se redujo en 131,5 millones. Sin embargo, con menos de tres meses para que los papeles pierdan definitivamente su valor, hay 373 millones de ejemplares circulando en el país.

Actualmente los billetes de $5 representan el 5,57% del total de dinero circulante. Eso es más del doble de la cantidad de los de $50 y la mitad de los de $1000, que representan un 2,39% y un 11,11% respectivamente. Cabe destacar que en la Argentina hay un billete que representa casi la mitad: con 3207 millones de ejemplares, el de $100 concentra el 47,91% de los billetes en la calle.

Los billetes de $5 todavía son canjeables y muchos argentinos no lo saben. Lo cierto es que mientras tanto en Mercado Libre ya hay algunas publicaciones del billete de San Martín a $100 cada unidad, 20 veces más que su valor nominal. Algo similar sucede con el de $2 que salió de circulación en 2018 y se vende en internet a un precio 300 veces mayor a lo que representaba su poder de compra.

"El plazo se extendió hacia fin de año por las dificultades para operar que existen hoy en día como consecuencia de la cuarentena. La gente no los está depositando o cambiando porque es mayor el esfuerzo que le significa ir al banco, que la pérdida de valor que implica la 'desvalorización' del billete en sí", dijo Lorena Giorgio de Econviees.

En diálogo con La Nación, distintos economistas dieron su opinión al respecto. En general, lo que se supone son dos cuestiones: las restricciones tomadas por el Gobierno para atender la emergencia sanitaria hicieron que se retrase este plazo de cambio, para evitar la circulación de las personas y, además, los altos niveles de inflación hicieron que este billete pierda valor y a la gente decida no destinar tiempo a canjearlos.

"Hoy el billete de $5 no representa demasiado, ni en dólares ni términos de poder adquisitivo. No pasaría lo mismo con el billete de $1000", dijo Martín Vauthier, director Eco Go. "En febrero fueron todos los que les parecía relevante cambiarlos porque tenían una cantidad significativa, en cambio la gente que tiene una menor cantidad, ahora con la cuarentena, no tienen incentivos para ir a cambiarlos porque el billete ya no representa tanto", dijo.

Para Rodrigo Álvarez, director de Analytica, el valor del billete de $5 "se pulverizó". "Hasta el año pasado tener uno te generaba cierto poder de compra que hoy es totalmente irrelevante -dijo-. Hay un deterioro del valor del dinero y pérdida del poder adquisitivo. Además, según la encuesta de Jorge Giacobbe, cuatro de cada 10 argentinos no confían en el peso".

Costo de impresión vs. valor
El año pasado, frente a la iniciativa del Gobierno de cambiar los billetes con animales por imágenes de próceres, Gabriel Camaño, economista y consultor de Estudio Ledesma, hizo el cálculo de cuánto costaría imprimir nuevos billetes y llegó a la conclusión de que el valor es de $4,63 por unidad.

"Hacer un billete de $1000 o de $5 vale casi lo mismo. Cuesta mucho más hacerlo que el valor nominal del billete en sí. Se tienen que crear billetes que sean rentables producir", dijo Matias Rajnerman de Ecolatina.

Sin embargo aseguró que no está recomendada la impresión de billetes de muy alto valor, ya que "alientan a la economía en negro" porque es más cómodo llevarlos bolsillo. Por ejemplo, el billete de 5000 euros que solo está disponible para los bancos, pero lo sacaron de circulación para evitar su uso en los negocios de narcotráfico, explicó Rajnerman.

Equivalentes
"El problema de los billetes de baja denominación es la nominalidad. Hoy, un billete de $5 equivale a seis centavos de dólar al oficial y tres centavos al financiero. Se necesitan 30 billetes de $5 para poder acceder a un dólar financiero, con lo que hoy en día se compra un kilo de pan", explicó Giorgio y agregó que la salida de circulación de estos billetes es la consecuencia de la pérdida de poder adquisitivo del mismo, "como producto de tantos años de inflación". "Un billete de $5 pesos a los precios de hoy, es comparable con menos de 10 centavos en los 90", dijo 

"Te sale más trasladarte para devolverlo que el valor de compra venta", aseguró Karafoz. El valor promedio de un viaje en colectivo es de $20 y suponiendo que la persona tiene que ir y volver sería el doble. Además, sugirió que hay que agregarle el tiempo que uno tardaría en acercarse.

La Nación

Te puede interesar