Coronavirus: una buena entre tantas malas

Opinion 08 de septiembre de 2020
A más de seis meses de la llegada del coronavirus a la Argentina, es sabido que los pacientes con cuadros más delicados suelen ser aquellos que integran los llamados grupos de riesgo, ya sea porque son adultos mayores o presentan comorbilidades.
barrera

Sin embargo, Mercedes Barrera, una mujer de 80 años que vive en Carlos Casares, logró vencer al virus a pesar de la estadística. Con 80 años, diabetes, Epoc, hipertensión y secuelas de poliomielitis, fue dada de alta este jueves, tras permanecer varias semanas internada en La Plata con COVID-19.

Roberto Byrne, médico cirujano e hijo de Mercedes, contó  que, tras confirmar que su madre se había infectado con coronavirus, la trasladó el 21 de julio desde Carlos Casares hasta el Hospital San Juan de Dios, en la capital bonaerense. No obstante, explicó que la mujer está lejos de ser una paciente común, ya que padece “varias enfermedades de base”. “Pensaba que no la iba a ver nunca más”, aseguró.

Según Roberto, de hecho, esta es la segunda pandemia que Mercedes enfrenta. Cuando solo tenía ocho años, fue tratada por un cuadro de poliomielitis en el Hospital de Niños de La Plata, donde requirió de varias operaciones para volver a caminar, aunque con la ayuda de una muleta.

Además de las secuelas de esa enfermedad, la mujer sufre de neumonía bilateral, dibates severa, Epoc y es hipertensa. Por esos motivos, su hijo describe su recuperación del COVID-19 como un hecho casi sobrenatural.

“Esto es un milagro y hay que ser muy agradecido a todo el personal: médicos, enfermeros, camilleros y absolutamente a todos los colegas del hospital de Carlos Casares y del San Juan de Dios. Mi madre es la segunda vez en su vida que se salva de una pandemia gracias al sistema de Salud Pública”, sostuvo Roberto después de que Mercedes recibiera el alta.

Te puede interesar