Campaña

Opinion 28 de octubre de 2019
Cuando aún se contaban los votos de la elección nacional, la campaña electoral provincial -iniciada la semana pasada- irrumpió con fuerza ante el electorado salteño. Lo hizo de la mano del candidato del Frente de Todos, que por esas horas lucía el traje de senador nacional electo según el escrutinio provisorio.
respuesta-alberto-fernandez-le-pidio___ke79B95-C_1256x620__1

En un poco más de diez días se elegirán las autoridades locales, que incluyen al gobernador y sesenta intendentes, además de diputados, senadores y la totalidad de los concejales. Será el último esfuerzo de una ciudadanía que ha cerrado con solvencia, más allá de la opinión que cada uno tenga de los resultados, un intrincado proceso nacional.

No sorprendió que Sergio Leavy tomara la delantera, teniendo en cuenta que en las PASO del 6 de octubre alcanzó el segundo lugar. Para revertir ese resultado, que podría frustrar su máxima aspiración electoral, decidió dar un perfil muy agresivo a su campaña.

No solo ha aprovechado la celebración del triunfo del peronismo a nivel nacional para posicionarse como parte de ese logro y proyectarlo en la elección de Salta, sino que ha tomado a su oponente principal como un adversario a destruir. El dirigente, es cierto, vino sufriendo una campaña de desprestigio a través de las redes sociales al igual que la que tiene como objetivo la figura del intendente capitalino y candidato del Frente Sáenz Gobernador.

Cuando aún no se tiene en firme cuál será la integración de la representación parlamentaria salteña, el ex intendente de Tartagal y actual diputado nacional ha salido a aprovechar el lapso que separa las elecciones de ayer de las generales provinciales del 10 de noviembre. El camino que ha resuelto transitar es el de las acusaciones en torno de un grupo del que formó parte desde 2007 y durante una década.

Leavy hizo una excelente elección nacional como postulante a ocupar una banca en el Senado Nacional. Solo la Capital fue esquiva a él pero también a la fórmula Fernández-Fernández, ya que la principal ciudad de la Provincia expresó su preferencia por el actual presidente Mauricio Macri y Juntos por el Cambio superó en nueve puntos a la dupla kirchnerista. 

Al respecto, cabe señalar que las zonas más pobres se manifestaron contundentemente en contra de un gobierno que, paradójicamente, invirtió ingentes recursos en el mejoramiento de la calidad de vida de su población. El caso más claro es el de Rivadavia, donde el Frente de Todos se levantó más del 80% de los votos, pese a las obras de agua potable y cloacas y de ordenamiento urbano de sus parajes. También Santa Victoria, otro departamento extremadamente pobre, casi dobló el promedio de votos que los Fernández obtuvieron en Salta y esa adhesión benefició a Leavy, incluso por sobre lo obtenido en San Martín, su departamento.

Sin definir si renunciará a la banca que acaba de ganar, Sergio Leavy continuó de campaña buscando la gobernación. Luego del anuncio dela noche del domingo respecto a que va a tocar la puerta de todos los salteños, a pedirles su voto y a llevar la propuesta de que Salta va a ser parte del modelo nacional inclusivo y nacionalista, se presentó ante la Justicia Federal para denunciar la supuesta corrupción de su oponente, el intendente Gustavo Sáenz. Lo acusa de malversación de fondos y lo hace responsable de las fake news que afectan su imagen.

Luego de la definición de ayer, no pareciera que sirva alterar el ánimo ciudadano para lograr un voto.

Salta, 28 de octubre de 2019

Te puede interesar