Afirman que Larreta no fue a la reunión con Guzmán porque "privilegia la interna de JxC"

Política 06 de enero de 2022
Gabriela Cerruti, la portavoz del Gobierno nacional, criticó al jefe de Gobierno porteño, por no haber estado en el encuentro en el que el titular del Palacio de Hacienda explicó cómo avanza la negociación con el FMI
Cerruti

La portavoz Presidencial, Gabriela Cerruti, aseguró que el Gobierno nacional "seguirá convocando" al diálogo al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, a diversos actos institucionales, y remarcó que el Ejecutivo "no está negociando" la deuda con el sector duro de Juntos por el Cambio, al que acusó de vivir "su propia película", durante la primera conferencia de prensa del año que brindó en Casa Rosada.

“Sabemos que Larreta no vino a la reunión con Guzmán porque privilegia la interna de JxC antes que los intereses de los argentinos”, disparó Cerruti, según consignó Ámbito.

Sin la presencia del jefe de Gobierno porteño, los gobernadores que ayer participaron del encuentro con el presidente Alberto Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzmán, plantearon su respaldo institucional a los objetivos que el Gobierno nacional defiende en las negociaciones que lleva adelante con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para alcanzar un nuevo programa financiero por la deuda de US$44.000 millones.

 Del encuentro, que se extendió por espacio de más de dos horas, participaron los gobernadores de Buenos Aires, Axel Kicillof; Catamarca, Raúl Jalil; Chaco, Jorge Capitanich; Entre Ríos, Gustavo Bordet; Formosa, Gildo Insfrán; La Pampa, Sergio Ziliotto; La Rioja, Ricardo Quintela; Misiones, Oscar Herrera Ahuad; Neuquén, Omar Gutiérrez; Río Negro, Arabela Carreras; Santa Fe, Omar Perotti; Tierra del Fuego, Gustavo Melella; y Tucumán, Osvaldo Jaldo.

 En tanto, les gobernadores de San Luis, Alberto Rodríguez Saá; Santiago del Estero, Gerardo Zamora; y Santa Cruz, Alicia Kirchner, estuvieron mediante videoconferencia.

 También asistieron por Chubut, el ministro de Economía y Crédito, Oscar Antonena; por Córdoba, el presidente provisorio de la Legislatura, Oscar González; por Corrientes, el vicegobernador Pedro Braillard Poccard; por Jujuy, el vicegobernador Carlos Haquim; por Mendoza, el ministro de Economía y Energía, Enrique Vaquié; por Salta, el vicegobernador, Antonio Marocco; por San Juan, el vicegobernador Roberto Gattoni; y por Santa Cruz, el vicegobernador Eugenio Quiroga.

 Tras la presentación de Guzmán sobre los detalles de la negociación con el FMI, el gobernador Perotti manifestó su respaldo a "la necesidad de un acuerdo con las condiciones" que planteó el ministro Guzmán en su exposición.

 "Es muy importante un planteo común hacia nuestros acreedores internacionales, un buen acuerdo que cuide al que produce y el que trabaja; es la posibilidad concreta de volver a generar riqueza en la Argentina".

 "Acá hay intereses en juego, los de la recuperación económica que permiten el desarrollo de la economía y por otro lado, los intereses de los que quieren cobrar y quieren cobrar rápido, y allí es donde habrá que compatibilizar. La Argentina requiere más tiempo para ir generando las condiciones de la recuperación económica", subrayó el gobernador santafesino.

 Por su parte, el gobernador de Chaco, manifestó al Presidente su respaldo para enfrentar las negociaciones con el FMI y dijo que es necesario recordar a quiénes generaron este endeudamiento.

 "Las consecuencias las estamos pagando hoy y las vamos a pagar en el futuro", dijo Capitanich al realizar también una serie de consultas sobre aspectos de la negociación que pueden afectar la sostenibilidad de las economías de las provincias.

 A su turno, el gobernador de Buenos Aires afirmó que "un crédito excepcional, fallido y fracasado, necesita soluciones excepcionales" al cuestionar la dureza en los planteos del FMI que pueden conducir "a un mismo tipo de fracaso" que el programa firmado por el gobierno de Cambiemos.

 Kicillof también cuestionó a la oposición al reclamar que "lo mínimo que se puede esperar es que contribuyan a solucionar el problema que provocaron".

 Quintela dijo que le "parece incomprensible" la ausencia del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, porque "tenemos que negociar una deuda que no fue contraída por nosotros sino justamente ellos contrajeron la deuda" y "tendrían que tener la delicadeza de acompañar las políticas que implementa el Gobierno Nacional para poder cumplir con los compromisos contraídos por la República Argentina a partir de la presidencia de (Mauricio) Macri".

 El gobernador de La Rioja destacó que la reunión fue para "tener la tranquilidad que se está llevando adelante una negociación donde se priorizará básicamente el desarrollo del país".

 En tanto, Rodríguez Saá -presente de manera virtual en el encuentro- manifestó su reparo con la negociación que el Gobierno nacional lleva adelante con el FMI por entender que "el préstamo fue una estafa" y en ese marco planteó la posibilidad de que se convoque a una consulta para que el pueblo se pronuncie a favor o no de un acuerdo o -en su defecto- ir en queja ante el Tribunal Internacional de La Haya.

 El mandatario puntano dijo que "la deuda no se usó para construir una calle, un camino" y que "se usó la apariencia legal del acuerdo con el FMI para una fuga de capitales".

 Otro de los expositores, el gobernador Gustavo Bordet advirtió que el pago de la deuda que existe con el Fondo "es muy difícil de cumplir en el caso de no haber acuerdo", al resaltar los montos de los vencimientos que la Argentina debería afrontar en 2022 y 2023 en torno a los 20.000 millones de dólares en cada ejercicio.

 "Lo que estamos resolviendo es un problema estructural que no sólo implican los dos años de gestión que le quedan a este gobierno, sino también para las gestiones venideras", sostuvo Bordet y añadió que "no se puede acordar con el FMI con las viejas recetas de ajustes que implican subas de tarifas y sueldos por debajo de los niveles de las tasas de crecimiento y que impidan seguir adelante con esta senda de crecimiento".

 Desde la región patagónica, la gobernadora de Río Negro también expresó que el respaldo de su provincia con las negociaciones que lleva adelante el Gobierno nacional con el FMI "no es un cheque en blanco", sino un compromiso para poder lograr el "mejor acuerdo posible".

 Carreras también pidió "desde lo discursivo, ir superando la grieta que no le interesa a nadie" para limar diferencias que permitan llegar a "un acuerdo nacional".

 Otro patagónico, el gobernador de Neuquén, afirmó hoy que "todo el arco dirigencial debe acompañar" las negociaciones al entender que "muchos flujos de inversión se van a poder concretar con los resultados" de ese diálogo con el organismo acreedor.

 "Si hay o no acuerdo, el impacto se verá en este proceso de recuperación y reactivación que estamos construyendo en nuestras provincias" afirmó Gutiérrez, por lo que insistió en que todos los sectores "deben estar unidos en construir una solución a este problema que afecta a todos".

Te puede interesar