Polémica en Francia tras un vídeo donde tres policías golpean a un joven negro

El Mundo 27 de noviembre de 2020
Las violencias policiales, presumidas y reales, se han convertido en problema de fondo en la periferia de París, agravando la angustia social difusa consecuencia del confinamiento sanitario.
5c0d4c59e1007bc6812dd7d202f427bc_XL

Gérald Darmanin, ministro del Interior, ha pedido la suspensión de tres policías que fueron fotografiados durante una «intervención» muy dura, cuyas imágenes fueron difundidas la noche del jueves en una cadena de televisión pública.

A juicio de Darmanin se trata de imágenes «incalificables» y «extremadamente chocantes», que pudiera provocar la suspensión de los policías «que han ensuciado el uniforme».

Se trataba de imágenes de policías «interviniendo» en varios barrios del norte de París, donde la inseguridad, los tráficos de drogas y los campamentos itinerantes de refugiados e inmigrantes plantean diarios problemas de seguridad, de difícil «solución».

Reaccionando a las imágenes, el futbolista francés Antoine Griezmann denunció los hechos en su perfil de Twitter.

Varias tensiones

La difusión de imágenes de policías «en acción», muy duras, la noche del jueves, «solo» es el penúltimo capítulo de un rosario de tensiones que corren el riesgo de agravarse.

Las imágenes muy llamativas del desmantelamiento de un campamento de inmigrantes y refugiados, la semana pasada, en Saint-Denis, provocaron estupor, críticas y ansiedad.

Días más tarde, varias organizaciones humanitarias e izquierdistas montaron otro campamento de refugiados e inmigrantes en la muy céntrica plaza parisina de la República. El campamento fue desmantelado expeditivamente, provocando otro rosario de críticas, atizando la ansiedad.

Se trata de un problema de inmenso calado. La periferia norte de París se ha convertido en un archipiélago de «focos» de tensión multicultural. La pobreza «estructural», la inmigración reciente o presumida, los refugiados recientes o nada recientes, el multiculturalismo más palmario, crean problemas de «convivencia», muy diversos: tráfico de seres humanos, tráfico de «productos tóxicos», angustia social nada larvada.

En ese «clima», las intervenciones policiales de mantenimiento del orden se producen en condiciones muy tensas, precipitando crisis permanentes.

ABC

Te puede interesar