Máximo Kirchner presentó un proyecto junto al jefe del bloque del PRO para la donación de plasma

El Pais 24 de junio de 2020
El hijo de la vicepresidenta y presidente del Frente de Todos en Diputados, consensuó una ley con Cristian Ritondo y Carmen Polledo. Buscará sumar también a otros partidos
4NRXNUSXR5CFNPHONTZ7TNSKSY

“Salvar vidas tiene que ser una política de Estado”. La frase la repitió varias veces estos días Cristian Ritondo, jefe del bloque de diputados nacionales del PRO tras aceptar acompañar con su firma una iniciativa de Máximo Kirchner para estimular la donación de plasma a través de una campaña nacional.

La idea fue del jefe del bloque del Frente de Todos e hijo de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. Elaboró un proyecto y llamó a Ritondo. Le propuso firmarlo juntos y le envió el texto. El dirigente del PRO, uno de los hombres más cercanos a María Eugenia Vidal, consultó con la diputada Carmen Polledo, también del interbloque de Juntos por el Cambio y vicepresidenta primera de la Comisión de Salud. También habló con algunos médicos de la Ciudad de Buenos Aires que le dijeron que la idea era buena.

Ritondo y Polledo decidieron entonces sumar sus firmas. Si el PRO presenta una iniciativa de Máximo Kirchner, tendría un fuerte impacto publicitario a favor de la donación, comentaron. Eso sin medir el impacto político.
Máximo Kirchner, que casi no aparece en público, está detrás de la información sobre la pandemia. Siguió de cerca la situación de Quilmes junto a la intendenta Mayra Mendoza. También la situación sanitaria y económica de otros municipios.

En los últimos días hubo varios casos de pacientes recuperados gracias a la transfusión de plasma sanguíneo. Uno muy cercano: el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, está internado y según dijo se sintió mejor recién después de haber recibido plasma de un paciente recuperado. Máximo Kirchner se hizo el hisopado para saber si podría haberse contagiado ya que el lunes 8 mantuvo una reunión con el intendente. Dio negativo.

“Hay que dar a conocer esto a la sociedad”, dijeron varios legisladores, entre ellos Kirchner. La vacuna contra el COVID-19 aún no existe. La única prevención es evitar el contacto y la cercanía con una persona contagiada con el virus.

Para que tenga mayor impacto también firmará Sergio Massa, presidente de la Cámara de Diputados, y ya estamparon su firma Cecilia Moreau y también el presidente de la comisión de Salud el médico tucumano Pablo Yedlin y la diputada Cristina Alvarez Rodríguez. Por estas horas la iniciativa empezaba a ser difundida entre los legisladores a la espera de incluir a la mayor cantidad de legisladores y aval del radicalismo.

En su artículo primero el proyecto de ley dispone la creación de una campaña nacional para la promoción de la donación voluntaria de plasma sanguíneo, proveniente de pacientes recuperados de COVID-19, en todo el territorio nacional, en el marco del “Plan Estratégico para regular el uso del plasma de pacientes recuperados de COVID-19 con fines terapéuticos”.

Sin saber cuándo terminará la cadena de contagios, la campaña propuesta tendrá una duración de dos años que podrá ser prorrogable por el Poder Ejecutivo Nacional si lo considera necesario.

El objetivo principal es la promoción de la donación de plasma sanguíneo proveniente de pacientes recuperados de COVID-19. También la concientización sobre la importancia y la contribución de esta donación para el tratamiento de aquellas personas que se encuentran cursando la enfermedad y además el fomento de la capacitación a los equipos de salud sobre el procedimiento para la donación de plasma sanguíneo de pacientes recuperados de COVID-19.

La campaña deberá ser instrumentada por el Poder Ejecutivo Nacional que deberá realizar “la más alta difusión” a través de los mecanismos de comunicación oficial.

Para estimular la donación, se ofrecerá una licencia de dos días a los pacientes recuperados de COVID-19 que sean trabajadoras/es que se desempeñen bajo relación de dependencia, en el ámbito público o privado, por cada donación de plasma. Se aclara en el texto que eso no implicará ninguna afectación salarial, descuentos, ni la pérdida del presentismo, ni cualquier otro beneficio laboral o adicional salarial que perciba el/la trabajador/a.

A modo de reconocimiento, se nombrará a los donantes de plasma como “CIUDADANOS/AS SOLIDARIOS/AS DESTACADOS/AS DE LA REPÚBLICA ARGENTINA”. La mayúscula está en el original.

Entre los fundamentos, Kirchner cita el caso del Hospital de Trauma Federico Abete de Malvinas Argentinas, provincia de Buenos Aires, que ha avanzado con esta técnica. Según datos del Ministerio de Salud Provincial el 90% de los enfermos de Covid-19 tratados con plasma en centros de salud de ese distrito se han recuperado.

El proyecto procura garantizar el traslado de aquellos pacientes recuperados de covid-19, aptos para ser donantes de plasma y que no tengan los medios para realizarlo en las condiciones de seguridad e higiene. “Desde el Estado Nacional hay que fomentar y acompañar los actos solidarios, no pudiendo la falta de recursos constituir un impedimento para hacerlo y que esta acción solidaria no llegue a los pacientes que están cursando la enfermedad y lo necesitan”, se indica.

Después de varias semanas de peleas entre oficialismo y oposición, en el Congreso y en el ámbito público, por proyectos que Cristina Fernández impulsó para dar marcha atrás con decisiones de Mauricio Macri y fundamentalmente en los últimos días por el anuncio de la expropiación de Vicentin, el hijo de los Kirchner hizo una jugada antigrieta. lSe corrió de las disputas políticas que tienen a su apellido como impulsores para proponer una iniciativa a favor de la salud. Y usó argumentos para acercarse a la oposición y saltar la reinstaurada división por la intervención de la agroexportadora que retrotrajo las peleas a la Resolución 125.

“Estamos convencidos que el camino que emprendimos los argentinos y las argentinas en el combate contra este virus priorizando la vida, es compartido por la inmensa mayoría de la sociedad”, escribió Kirchner. Y también remarcó que “la salud es una prioridad, y no debemos ahorrar en esfuerzos para conseguir que los argentinos y las argentinas tengan una mejor calidad de vida”.

Infobae

Te puede interesar