La cruda tapa con la que The Economist le pidió a Biden que baje su candidatura

Desde 2022 argumenta que el presidente no debe presentarse a la reelección; en su artículo, en el que se opone a un triunfo de Trump, el medio indica que el “deterioro mental” del mandatario no le permite estar “apto” para gobernar.

El Mundo 04/07/2024

la-lapidaria-tapa-de-the-economist-que-exige-a-ZWWVFSLNFRD5VBFOBD36SME2FA

En línea con otros influyentes medios estadounidenses, la reconocida revista británica The Economist pidió este jueves al presidente estadounidense, Joe Biden, en una lapidaria nota de tapa que abandone su campaña para la reelección, mientras que instó a los miembros del Partido Demócrata a “mirarse al espejo” y dejar “su ambición” para poder buscar a otro candidato que desafíe al expresidente Donald Trump en los comicios de noviembre, unas elecciones en las que de lo contrario los estadounidenses elegirán “entre lo incapaz y lo inefable”.

En su artículo titulado “No hay forma de gobernar un país: ¿Por qué Biden debe retirarse?”, cuya imagen de portada es un andador con el escudo de la presidencia de Estados Unidos, la revista aseguró que el desempeño del mandatario en el debate del jueves pasado fue “terrible” ya que demostraba “a un anciano confundido luchado por recordar palabras y hechos”. Aún así, afirmó que “el encubrimiento ha sido peor”.

“La operación de su campaña para negar lo que decenas de millones de estadounidenses vieron con sus propios ojos es más tóxica (...), porque su deshonestidad provoca desprecio”, zanjó la revista británica.

La revista ya había argumentado en una nota publicada en 2022 que Biden no debía postularse para un segundo mandato como un acto de “su fe en la democracia”.

Para The Economist, la elección ya tiene un claro ganador y es Donald Trump, candidato que incluso ganaría en estados que antes eran seguros para los demócratas, como Virginia, Minnesota y Nuevo México, según nuevas encuestas citadas en el artículo.

El efecto inmediato del debate del jueves pasado fue una serie de llamados de demócratas de alto rango - entre congresistas e importantes donantes del partido- para que Biden se retire de la candidatura, algo que la revista considera “justo”, aunque argumenta que “es urgente que más de ellos afronten el hecho de que, si no se pronuncian ahora, Trump ganará”.

“Para lograr la renovación política que Estados Unidos necesita ahora tan claramente, deben pedir un cambio. No es demasiado tarde”, puntualizó.

El presidente Biden, de 81 años, un mandatario que “merece ser recordado por sus logros y su decencia, más que por su decadencia”, no está apto para ser presidente, en principio, “por su deterioro mental” dijo The Economist, que indicó no obstante que su principal oponente Donald Trump tampoco lo está.

“Pero no se puede dirigir una superpotencia a golpe de manual, ni se puede suspender una crisis internacional porque el presidente esté pasando una mala noche”, indicó. “¿Se debe confiar la codificación nuclear a alguien que no puede terminar una frase sobre Medicare?”.

La revista continúa con fuertes críticas al Partido Demócrata, integrado por senadores y congresistas que “han puesto su ambición por delante de su país”.

“Los demócratas se burlan del Partido Republicano por su comportamiento cobarde hacia Trump. Una vez más, tienen razón. Demasiados republicanos han repetido como loros sus falsedades y han carecido del coraje moral para denunciar sus abusos. Convencidos de que podrían sobrevivir a Trump, o de que alguien más pagaría el precio de expulsarlo, los senadores y congresistas han puesto su ambición por delante de su país”, señaló. “El Partido Demócrata debería mirarse al espejo, empezando por el propio Biden”.

Ayer, el presidente atribuyó su mala performance en el debate presidencial al cansancio acumulado por los viajes internacionales que había hecho en las semanas previas al cruce con Trump. Mientras, funcionarios demócratas y miembros de su círculo familiar, como Jill Biden, intentaron limpiar su imagen al decir que esos 90 minutos no deberían definir sus cuatro años de gobierno, en una muestra de lealtad al presidente.

“Pero lo que importa es si [el debate es] un presagio de los próximos cuatro [años]. Los demócratas de alto rango que repiten estos desesperados argumentos o esperan en silencio a que alguien más hable primero pueden pensar que están siendo leales. ¿Es eso lealtad a su país o a sus carreras?”, se preguntó The Economist.

“Los demócratas podrían decir que sus tácticas son pura política. Sus horribles medios se justifican por sus honorables fines de salvar la democracia estadounidense de las depredaciones de Trump. Esa defensa no le hace ningún favor a Estados Unidos. La táctica de encubrir los propios defectos demonizando al oponente ha empañado durante mucho tiempo la política estadounidense, pero utilizar la amenaza de Trump como un ´dictador´ para compensar la evidente debilidad de Biden es una forma de chantaje”, continuó.

Luego, el artículo destacó la importancia que tiene para el mundo un jefe de Estado estadounidense, que “encarna las virtudes de la república”. Y puntualizó: “Al representar a Estados Unidos en el exterior, Biden proyectará decrepitud, para el deleite de China y Rusia y la consternación de los aliados de Estados Unidos”.

The Economist concluyó que “Biden debería retirarse de la campaña” para que la elección renueve su cuerpo político con otros candidatos que tengan mejores posibilidades “para derrotar a Trump”, como la vicepresidenta Kamala Harris, y así salvar a un país que demuestra un claro “fracaso del sistema de partidos”.

“La virtud de la democracia es que los votantes pueden elegir a sus gobernantes, pero Biden y Trump ofrecen la posibilidad de elegir entre lo incapaz y lo inefable. Los estadounidenses merecen algo mejor”, indicó.

La Nación

Más noticias
Destacadas

Recibí información en tu mail