Gobernabilidad

Opinion 13 de agosto de 2019
A horas del inicio del recuento definitivo de las PASO nacionales, no se esperan sorpresas en el armado de las listas de candidatos, que es uno de los objetivos de dichos comicios. Otras son las situaciones que concentran la atención ciudadana y han generado un cúmulo de análisis y de preocupantes conductas.
urnas-escrutinio

Al promediar el martes, se mantenía la tendencia negativa de los principales parámetros del mercado, como la posición ascendente de la cotización de la divisa estadounidense y la trepada descontrolada del riesgo país, que casi ha triplicado los puntos básicos que sostenía el viernes, el último día hábil previo a las primarias.

El efecto de esas elecciones fue equiparable a un sismo en ese sector y no sólo significó una devaluación significativa del peso argentino, sino impactó sobre las empresas que cotizan en Bolsa, generando pérdidas multimillonarias en dólares tras una sola ronda. Las tasas trepan pero solo es un dato indicativo porque uno de los rasgos más característico del último tramo de la gestión macrista es que con guarismos que superan el 100% nadie toma créditos y la recesión se profundiza.

Para el ciudadano común, una de las expresiones de la sacudida generada en la expresión de la voluntad popular es que la pequeña y mediana empresa se quedó sin proveedores porque no hay precios. Y las familias van camino a tener al mismo destino. Según se confirmó en la mañana del único martes 13 de 2019, en el principal mercado de abasto de frutas y verduras varios puestos permanecían cerrados. Fue la opción que tomaron ante una disparada de precios como si los pimientos o paltas cotizaran en moneda extranjera.

Estos datos de la realidad económica no tienen un reflejo en la reacción del gobierno nacional, responsable excluyente de la política macroeconómica argentina. El propio presidente Mauricio Macri anunció sin entusiasmo que ordenó a su gabinete que analice medidas para mejorar el ánimo de una clase media ofuscada pero no precisó hacia dónde debían analizarse los eventuales cambios.

Es el momento en que –mientras hay quienes sugieren iniciar una transición que no puede ser institucional porque no están determinados los extremos- asoma la necesidad de preservar la gobernabilidad, esa cualidad que debe exhibir una gestión de gobierno capacitada para ordenar la relación de todos los actores de la vida nacional, coordinando la colaboración y buscando el entendimiento especialmente con los agentes no estatales.

Es una situación imprescindible para asegurar el orden social y quizás por ello es un objetivo complejo. Los especialistas han identificado los factores más significativos que demanda la gobernabilidad como el comportamiento y la dirección que toma la economía del país, el nivel de fortalecimiento que muestra en todo momento la sociedad civil, el compromiso y participación del sistema productivo y las estrategias y orientaciones que en todo momento va tomando la política.

Estas líneas directrices, en estos momentos, se están desdibujando. La opinión mayoritariamente negativa de un electorado que expresó en la primera oportunidad puesta a su alcance su rechazo a un estado de cosas que dificulta su vida cotidiana, ha desestabilizado la conducción política del Estado.

Hay que contribuir desde el llano a mantener en cauce la situación institucional, incluso por el bien de lo que viene.

Salta, 13 de agosto de 2019

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar