Se multiplicó la expulsión de extranjeros delincuentes

El Pais 01 de agosto de 2019
Así lo destaca un informe de la Dirección de Migraciones sobre un balance de los últimos tres años de Macri
Captura de Pantalla 2019-08-01 a la(s) 07.18.24

El Gobierno cristalizó su estrategia de refuerzo de los controles en la frontera y la erradicación de extranjeros que cometen delitos con datos concretos: desde el inicio de la gestión de Mauricio Macri hasta ahora se concretaron 2.059 expulsiones de extranjeros, un 65% más que en los últimos cuatro años del mandato de Cristina Kirchner.

Según un informe de la Dirección de Migraciones que se dio a conocer ayer, la política de expulsión de extranjeros que tienen causas penales o cometieron delitos seguirá adelante: en los últimos tres meses hubo 444 expulsiones y se proyecta que para este año habrá otros 750 casos de deportaciones de la Argentina, lo que suma unos 1.200 en total para fin de año.

Los datos de la gestión de Macri de expulsiones aumentaron significativamente respecto de Cristina Kirchner (2.059 contra 1.256), ya que el gobierno actual decidió poner en marcha una política de fuertes controles migratorios y refuerzo de ingreso y egreso de extranjeros en el país."El propósito es aplicar los mecanismos necesarios que impidan el ingreso al país y/o la radicación y/o la permanencia de extranjeros incursos en delitos como terrorismo, tráfico de personas, armas, estupefacientes u órganos, lavado de dinero o inversiones en actividades ilícitas, corrupción, entre otros", expresaron los voceros de Rogelio Frigerio desde el Ministerio del Interior.

A la vez, el informe sostiene que entre 2016, 2017 y 2018 se efectuaron 53.866 inspecciones de control de permanencia. Mientras que en el trienio anterior fueron 22.791. Así, desde el ministerio a cargo de Frigerio dijeron que "las políticas públicas en materia migratoria se ejecutan con un estricto cumplimiento de la ley 25871 sancionada en 2003, su Reglamentación de 2010 y lo dispuesto por el Decreto 70/2017".

La mayor parte de los extranjeros en condiciones de ser expulsados de inmediato son peruanos, paraguayos y bolivianos. Le siguen los de nacionalidad colombiana y en menor medida los chinos. A la vez, se supo que entre los delitos cometidos por los extranjeros figuran en el tope los robos (42%), seguidos por el narcotráfico (25%) y los abusos sexuales (14%).

De esta manera se aclaró que el Gobierno "coincide con el criterio internacional de gestionar una migración segura, ordenada y regular y desde 2016 a la fecha se otorgaron más de 760.000 radicaciones".

Por otra parte, desde la Dirección de Migraciones que dirige Horacio García dijeron que en 2018 se impidió el ingreso de 16.000 extranjeros a la Argentina. La mayor parte de estos casos (el 50%) tiene que ver con problemas de documentación necesaria para ingresar, otro tanto por la falta de pago de tasas de salida o ingreso o por problemas judiciales.En la normativa vigente, cuando los extranjeros infringen las leyes y cometen delitos se dicta las expulsiones. Estas deportaciones se materializan trabajando junto a las fuerzas de seguridad y con la Justicia, para lo cual actúa junto a procuradores, jueces y fiscales. El decreto que firmó Macri generó una fuerte polémica y críticas de la oposición.

El crecimiento de estos operativos permitió detectar situaciones que en algunos casos concluyeron en expulsiones. A los inmigrantes irregulares se los insta a normalizar su situación migratoria y se sanciona a los dadores de trabajo o alojamiento a título oneroso a fin de impedir la explotación, el trabajo irregular y la trata.

Fuente: Infobae

Te puede interesar