Gobierno pide a FMI que le autorice mayores ventas de dólar futuro

Economía 08 de julio de 2019
El Gobierno busca más herramientas para mantener la estabilidad cambiaria.

FMI

¿Se cierne la tormenta? La frase que le pone título a las memorias del gran Winston Churchill sirve de “paraguas” para abordar el momentum del Banco Central y su supuesta misión: detener una potencial escalada del tipo de cambio en las próximas semanas.
 
Para ello, además de las licitaciones de u$s60 millones diarios, las tasas de interés elevadas, y de la autorización del FMI para que la entidad que dirige Guido Sandleris pueda intervenir en ese mercado, el Gobierno acaba de realizar una nueva gestión ante David Lipton, el flamante director interino del FMI: se busca fortalecer la posición en el mercado de futuros de dólar.

La solicitud fue realizada por el equipo de Sandleris esta semana, decisión de la que también participaron el secretario de Finanzas Santiago Bausili y el ministro Dujovne. En criollo, significa que el banco central quiere que el FMI le “autorice” mayor capacidad para intervenir en el mercado de futuros, con la idea de tener una herramienta más potente para desviar la fuerte demanda que, calculan, podría producirse por efecto de la proximidad de las elecciones y una eventual merma estacional de la liquidación del agro.

El acuerdo stand-by vigente permite al Banco Central tener una posición vendida de dólares futuro de u$s1.600 millones en julio, de u$s 1.300 millones en agosto. Incluso permitiría u$s1.000 millones en septiembre, según un cable de la agencia Bloomberg que advierte de este tema.

Sin embargo, fuentes de mercado le dijeron a Ámbito, que el BCRA tendría, al menos, el doble de posición vendida para el mes de julio. Por esa razón las gestiones realizadas ante Lipton tienen, a priori, una alta probabilidad de ser autorizadas, ya que buscan convalidar retroactivamente esa administración y despejar el escenario para los próximos meses.

En rigor, la idea es que la venta de futuros permiten al BCRA contener la presión sobre el tipo de cambio, en momentos donde la cotización se mantiene en las zona de los $ 43. El pasado viernes el dólar quebró una racha de seis jornadas consecutivas en caída para rebotar 21 centavos y cerrar en $43,10. Tras ese rally de bajas hasta el repunte, el peso recuperó 1,4% de su valor frente a la moneda estadounidense marcando valores mínimos en 10 semanas. Falta un mes para las PASO.

Fuente: Ámbito.com

Te puede interesar