Demanda

Opinion 04 de julio de 2019
La crisis económico-social del país tiene muchas aristas y estimula la creatividad para salir de los atolladeros que va generando. En ese orden, se extrema el uso de recursos para aprovechar u optimizar diferentes disponibilidades.
143059-semana-santa-en-salta-esperan-una-ocupacion-hotelera-de-mas-del-85

Un caso emblemático es el de los alquileres temporarios, que en un destino turístico como es Salta ha sido utilizado desde siempre como un elemento complementario pero se va convirtiendo en una actividad central. Y ello lleva a que se golpee el equilibrio de una estructura empresarial que lleva muchos años y esfuerzos en su construcción.

Se trata de una práctica mundial pero que en el país se desarrolla con un alto grado de informalidad. Esa es la situación que los operadores turísticos vienen denunciando para exigir que se cubran vacíos legales.

Cabe destacar que está vigente un entramado normativo bastante complejo que arranca en el Código Civil y Comercial de la Nación, avanza con la Ley 27.221 sobre locación de inmuebles con fines turísticos, descanso o similares y cierra en la Provincia con el Decreto N° 1220, de Octubre de 2018, por el que se crea el Registro de Propiedades destinadas a Hospedaje Turístico Temporario.

Según la Cámara Hotelera y Gastronómica de Salta esta norma es positiva porque trata de morigerar la expandida informalidad que ha llevado en el país a que se emparden las 250 mil camas que se ofrecen legalmente con el mismo número de ilegales. Con el registro, en esta Provincia se ha formalizado la prestación de unas 150 propiedades que se han inscriptos cumpliendo requisitos simples y básicos.

Son recomendadas por la propia cámara que nuclea a los operadores turísticos pero especialmente se ofrecen a través de plataformas de internet y redes sociales. Y es esa oferta la que preocupa al sector ya que tiene una franja que escapa a la legalidad y la que queda contenida tienta a quienes, al desconocer las particularidades de una prestación de esas características, sostienen expectativas que finalmente no se cubren.

Esta modalidad,  en crecimiento,  representa una fuerte competencia para las empresas hoteleras y gastronómicas. Una de las plataformas, durante el 2018, recibió más de 30 mil viajeros que restó de la ocupación hotelera convencional, pero que exigió la habilitación de viviendas que –en su mayoría- se sustrae de la oferta de alquileres ordinarios generando una distorsión de precios. Eso también fue advertido por empresarios no solo de turismo sino del sector inmobiliario.

La pretensión de ajustar normativas para poner más orden y asegurar competitividad a una actividad económica de fuerte desarrollo en Salta, también es compartida desde el Derecho. Los especialistas han reconocido que pese al Código y otras leyes, es necesaria una regulación integral y detallada que incluya la tipificación legal del contrato de hospedaje u hotelería y su diferenciación con el de locación de inmuebles.

La demanda no solo responde a la protección de intereses empresarios sino también de los visitantes. Pero especialmente se debe cuidar la calidad de vida los salteños.

Salta, 04 de julio de 2019

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar