Alberto Fernández deja hoy el sanatorio para volver a la campaña

Política 06 de junio de 2019
Alberto Fernández dejará hoy el Sanatorio Otamendi después de haber quedado internado el lunes a la noche por una afección pulmonar, que lo obligó a suspender las tareas de campaña y hacer reposo durante las últimas 60 horas. El precandidato a presidente no tiene actividades públicas previstas para hoy y mañana, y solo retomaría la agenda a partir del lunes.
alber

"Estoy bien. Mañana me voy y seguiré mi vida normalmente", dijo ayer el precandidato a presidente a la nacion. Pese a que no abandonó el centro médico, se las arregló para reactivar su actividad política: durante la tarde recibió al gobernador de Tucumán, Juan Manzur , que el domingo se juega la reelección en su provincia. "Va a ganar Tucumán y vos sabés que contás conmigo", dijo Fernández al mandatario, en un video que compartió Manzur en sus redes sociales.

Después de horas cargadas de versiones y misterio, el cuadro que llevó a la internación del precandidato a presidente quedó aclarado anteanoche, con la publicación de un parte médico oficial, firmado por la directora médica del Sanatorio Otamendi, Marisa Lanfranconi. Ahí se informó que a Fernández se le había detectado "una inflamación pleural que podría corresponder a una obstrucción arterial subsegmentaria".

El episodio es similar a otro que sufrió Fernández a mediados de 2008, después de dejar el gobierno de Cristina Kirchner. "Tuve un antecedente de un pequeño coágulo en el pulmón y fui anticoagulado. Ahora detectaron que la pleura estaba muy inflamada y por eso me dejaron internado para darme medicación que me calmara el dolor", detalló el precandidato a presidente, en diálogo con Radio Continental.

"El paciente presenta buen estado general, con adecuado control del dolor, deambulando por la habitación, acompañado por su familia", dice el último párrafo del parte médico, que detalla también que Fernández ingresó en el sanatorio el lunes a la noche, "por sus propios medios", "con un cuadro de tos seca y dolor torácico", tal como él había contado.

El propio Fernández difundió la información oficial sobre su estado clínico en sus redes sociales. "A quienes se preocuparon francamente por mi salud les dejo mi gratitud y el parte médico del Sanatorio Otamendi, que seguramente los tranquilizará. Vuelvo a trabajar con mi salud a pleno y mis ganas multiplicadas", dijo.

En la entrevista que había dado a la mañana, el precandidato negó que su afección pulmonar estuviera vinculada con el inicio de la campaña: "No me estresa. Toda la vida hice esto. El descuido es no haberle prestado atención a la tos. Me dejé estar por la adrenalina de seguir adelante", dijo.

Fernández recibió a Manzur en la antesala de la habitación que ocupó en el cuarto piso del sanatorio. En el video apareció sentado y vestido de jean y camisa. "Tenemos que dar vuelta la página. Las diferencias que tuvimos, dejarlas de lado. Darnos cuenta de que esas diferencias permitieron que se instale un gobierno que castiga tanto a los argentinos", le dijo con la voz un poco apagada al gobernador, a quien agradeció por la ayuda que le había dado desde que Cristina anunció que sería su compañero de fórmula.

El encuentro deja en claro las preferencias del precandidato a presidente respecto de las elecciones que tendrán lugar en Tucumán el domingo. Pese a que en un primer momento el kirchnerismo se había mostrado cerca del exgobernador José Alperovich, después optó por enlistarse detrás de la candidatura del actual mandatario. Manzur devolvió las gentilezas. "Vas a ser el próximo presidente", le dijo a Fernández. "Gracias por el esfuerzo enorme que hicieron con Cristina para unir al peronismo. Todo el peronismo se va a encolumnar y se va a sumar", agregó.

El precandidato a presidente recibió también al diputado Eduardo "Wado" De Pedro, una pieza clave en las negociaciones para llegar a un acuerdo con el Frente Renovador, de Sergio Massa.

Fuente: La Nación

Te puede interesar