Sacrificio

Opinion 04 de febrero de 2019
La campaña electoral del gobernador Juan Manuel Urtubey quedó suspendida. El propio mandatario realizó el anuncio a través de la red social Twitter y la razón invocada es la crecida del río Pilcomayo.
02-02-18- Urtubey en Santa Victoria Este

No hay dudas que las elecciones del segundo semestre condicionarán toda la actividad de gobierno pero también de distintos sectores, que tendrán en cuenta tal circunstancia para llevar adelante su gestión ante los poderes públicos. No hay convocatoria a los comicios pero son una obligada referencia, especialmente como justificación de acciones o para relativizar críticas o reclamos.

Desde el arranque del año ha quedado formalmente confirmada la decisión del mandatario provincial de participar en la carrera presidencial. El anuncio se realizó en Capital provincial y de allí en más, los salteños pudieron tomar nota de una intensa actividad en distintos puntos del país, cuyo objetivo es el posicionamiento de su candidatura. La tarea se vio favorecida en enero por las características de un tiempo que la mayor parte de la sociedad usa para sus vacaciones. La presión sobre la gestión de gobierno cede y permite una licencia sin declaración formal. En ese marco recorrió varias provincias, especialmente aquellas que suelen ser demandados destinos turísticos y, además, incrementó su participación en programas periodísticos de notoria inserción social.

Febrero impone otras exigencias, con la reanudación de actividades que condicionan la agenda de gobierno. Es el caso de inicio de la actividad escolar, que demanda la atención de distintas áreas además de la cartera educativa, como es el caso de las de Salud, Seguridad y Desarrollo Social. Incluso intervienen Infraestructura y Hacienda y quizás Trabajo y hasta el Ministerio de Gobierno.

 Es que con febrero en marcha, un dato relevante es la convocatoria a paritarias docentes, que se realizan de manera simultánea con las del resto del sector público. La cuestión que no aparece más que en la preocupación de la dirigencia gremial; no mereció aún ninguna consideración por parte del titular del Ejecutivo Provincial.

Por el contrario, los únicos indicios ratifican que las restricciones financieras expresadas en el presupuesto para el corriente año, serán sostenidas a rajatabla. Cabe recordar que ni en el debate parlamentario ni en el proyecto aprobado se explicitaron referencias al ajuste salarial para los trabajadores del Estado. El último que obtuvieron quedó 10 puntos por debajo de la inflación registrada en 2018 y se terminará de pagar con el sueldo de este mes. Y por estos días, solo se conoció de aprestos en el sector sindical docente para demandar negociaciones que habitualmente se desarrollan y cierran antes del inicio del período lectivo.

No pareciera que se espere un conflicto salarial que perturbe esta apertura. Al menos, no generó en el Gobernador la necesidad de volver a su provincia como sí lo hizo la posibilidad de que Santa Victoria Este sufra inundaciones. Hay datos de posibles crecidas, que superarían a las del verano pasado y  ante esa situación Juan Manuel Urtubey consideró que su deber y obligación es estar en Salta.

Este reconocimiento seguramente no mejorará la percepción que tiene el salteño de su figura pero va a servir para que se conozca que, mientras la población más vulnerable enfrente el riesgo de volver a perder lo poco que le queda, su gobernador también hace algunos sacrificios.

Salta, 04 de febrero de 2019

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar