Italia: nuevo giro abre posibilidad a gobierno euroescéptico

El Mundo 31 de mayo de 2018
El presidente de Italia, Sergio Mattarella, y el economista Carlo Cottarelli, al que el mandatario encargó conformar Gobierno, decidieron esperar en sus planes hasta que quede claro si las formaciones políticas del país logran un entendimiento, según se señaló desde presidencia.

politica italia

Este nuevo giro abre la puerta a que de la tormenta política en el país pueda surgir finalmente un Gobierno tal como se eligió en las urnas, lo que evitaría una nueva convocatoria de elecciones. 

La situación en las bolsas se tranquilizó y los agentes en los mercados hablaban de una tendencia contraria a la vivida el martes, cuando la crisis política provocó pérdidas bursátiles. 

La alianza euroescéptica del Movimiento Cinco Estrellas y la ultraderechista Liga fracasó a la hora de presentar la lista de integrantes del Gobierno. Con la vista puesta en los mercados financieros, el presidente Mattarella no quiso dar el visto bueno a la composición de ese Ejecutivo debido a que figuraba el economista Paolo Savona, crítico con el euro. 

Mattarella propuso entonces que Cottarelli, exdirectivo del Fondo Monetario Internacional (FMI), formase un Gobierno que aprobase el presupuesto y convocase nuevas elecciones. Se da por descontado que no iba a recibir apoyo en el Parlamento de ningún partido. 

No obstante, la Liga no parecía muy convencida de nuevo intento de formar Gobierno con los antisistema de Cinco Estrellas. "En este momento no vamos a torpedear ninguna solución rápida (...), pero queremos dar la palabra lo antes posible a los italianos", dejaban saber fuentes próximas al partido xenófoco. También su líder, Matteo Salvini, pedía una rápida convocatoria de eleccciones, pero no en julio, ya que entonces los italianos empiezan las "sacrosantas" vacaciones. 

El Movimiento Cinco Estrellas entonces dio otro giro y se mostró más conciliador con el presidente. El líder de la formación, Luigi Di Maio, dijo la noche del martes en Nápoles que iba a retirar la propuesta de destitución de Mattarella, ya que la Liga no lo apoya. "Estamos dispuestos a reconsiderar nuestra posición. Cuando nos equivocamos, lo decimos", señaló. 

Además, tras el revuelo que causó la recomendación electoral a los italianos del comisario de europeo de Presupuesto, el alemán Günther Oettinger, la Comisión Europea dejó claro hoy que no va a inmiscuirse en la política de Roma. 

"El destino de los italianos está en manos de los italianos", aseguró un portavoz del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. El funcionario destacó además que Juncker no ha mantenido contacto directo en los últimos días con el presidente de Italia, Sergio Mattarella. 

Oettinger causó indignación el martes y tuvo que disculparse tras destacar en una entrevista la evolución negativa de la economía italiana y las turbulencias en los mercados. El comisario manifestó además su esperanza de que ello fuese relevante durante la campaña electoral, de forma que fuera interpretado como una señal y no se diera una responsabilidad de Gobierno a los populistas, ya fueran de izquierda o de derecha. 

En los mercados financieros europeos los inversores volvieron a respirar hoy aliviados. En las bolsas de valores italianas bajaron las tasas de interés en señal de distensión, pero la incertidumbre seguirá por un tiempo, por lo que las cotizaciones seguirán bajo presión, indicó la economista Silvia Ardagna del banco estadounidense de Goldman Sachs. 

Italia convive con una abultada deuda en sus cuentas públicas. En cifras absolutas roza los 2,3 billones de euros y es la mayor cifra del conjunto de la zona euro. Esa cifra supone casi el 132 por ciento del Producto Interno Bruto de la Unión Europea, cuando según las normas del bloque no debería exceder el 60 por ciento del PIB. 

Las crisis italiana llega en un momento delicado para la Unión Europea, que en junio tiene que afrontar reformas de calado en la eurozona y acordar la política migratoria, lo que ahora es más que incierto que se haga. 

Las turbulencias económicas podrían tener consecuencias negativas en otros países como Grecia, que en teoría dejar de estar en unas semanas fuera del programa de rescate del euro; o España, donde el jefe de Gobierno Mariano Rajoy afronta una mociíon de censura y se podría anunciar un adelanto de las elecciones.

Fuente: Ámbito.com

Te puede interesar