La CGT rechaza al FMI y amenaza con un paro si Macri veta el proyecto de tarifas

El Pais 09 de mayo de 2018
El rechazo sindical por la reapertura de las negociaciones entre el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional (FMI) se hizo sentir, aunque por ahora domina la cautela. "No queremos ser los agitadores y aparecer como los que prendemos la mecha", intentó llevar calma un jerárquico de la central obrera.

cgt

Sin embargo, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, dos de los tres integrantes del triunvirato de mando, avanzan junto con aliados hacia un paro general en caso de que Mauricio Macri vete el proyecto de ley opositor que prevé revisar el esquema de tarifas de los servicios públicos.

Héctor Daer, el tercer referente, también dio anoche señales en ese rumbo. "El FMI les va a pedir que vengan por los convenios colectivos de trabajo, porque es lo único que nos protege. Todo va a depender de la fortaleza que tengamos. Tenemos que estar más unidos y preparados que nunca. Lo que viene ahora es el ajuste", dijo en el cierre de un plenario de delgados de Sanidad, el gremio que él lidera.

El aumento de las tarifas sería el argumento al que se apelará como bandera, aunque los sindicalistas distinguen otros motivos que avivan el descontento: la inflación, la devaluación del peso tras la escalada del dólar y el intento oficial de reimpulsar una reforma laboral que modifique el cálculo de las indemnizaciones.

Con su interna todavía latente y lejos de una resolución, la CGT no define por ahora una posición común sobre su plan de lucha. Hay sectores, como el de los autodenominados "independientes", que no están dispuesto a poner la guardia en alto en uno de los momentos más complicados del Gobierno desde que Macri está en el poder.

En un documento, la CGT unificó la semana pasada su mensaje de rechazo a la política tarifaria y a la reforma laboral, pero no logró consensuar las acciones a seguir. Mientras tanto, ante la incertidumbre, Schmid y Acuña, que siguen respondiendo de algún modo a Hugo Moyano y Luis Barrionuevo , mantuvieron su activisimo para convocar a un paro general en caso de que Macri vete la jugada opositora en el Congreso.

En caso de una eventual huelga, se sumarían las dos CTA, la izquierda y los codiciados gremios del transporte. Roberto Fernández, jefe de los colectiveros de la UTA, reconoció a Télam que podría haber un paro antes del Mundial de fútbol, que comenzará en 36 días. Y agregó: "Si el Gobierno no escucha a la CGT, la posibilidad de un paro está latente. La CGT no se quiere enfrentar con el Gobierno, pero vemos que la situación se ha desmadrado totalmente".

Una tensión similar se había generado en abril de 2016, cuando Macri vetó la denominada ley antidespidos y los gremios respondieron con una multitudinaria marcha de protesta pero sin un paro.

Fuente: La Nación

Te puede interesar