Animador

Opinion 01 de marzo de 2018
"Lo peor ya pasó y ahora vienen los años en que empezamos a crecer". Esta expresión formó parte del discurso presidencial ante la Asamblea Legislativa, en la rendición anual de cuentas que forma parte de la apertura del período ordinario de sesiones del Congreso de la Nación. Sintetiza el tono con el que el titular del Ejecutivo mostró la gestión realizada y la tarea que viene.
presidente macri

Las encuestas señalan que a  los argentinos  les preocupan cuestiones vinculadas a la economía, especialmente inflación y desempleo. Sin embargo, Mauricio Macri se focalizó en asuntos de orden netamente social y dio muestra del ánimo con el que la población debe encarar este momento.

De allí un arranque plagado de agradecimientos: a los submarinistas perdidos, a quienes forman parte de su equipo y a todos los ciudadanos que toleran los esfuerzos que exige el proceso de cambio. De allí su manifestación “Gracias por elegir la verdad aunque a veces incomode”.

Planteó el principal objetivo de su gestión como el de lograr que cada uno sienta que su vida mejora y ubicó su tarea equidistante de un shock de ajuste y el inmovilismo. La tarea de reducir la pobreza y eliminar el hambre requiere su tiempo pero no se puede frenar el cambio para no ser Venezuela, explicó el mandatario en lenguaje presidencial.

Eludió en extremo abordar el principal tema y dejó sin anuncios concretos a un país que necesita saber hacia dónde va la economía. Solo dejó referencias tan generales que si no las hubiera expresado no se notaba aunque le hubiese quitado cierto tono proselitista al discurso, ya que solo aseguró que su gobierno tiene metas para bajar la inflación, reducir el déficit fiscal y como las va a cumplir, Argentina dejará de endeudarse. No faltó la insistencia en una promesa incumplida: se van a multiplicar las inversiones en un país confiable.

Exhibió lo que llamó agenda de trabajo con desafíos concretos. En ella se mezclan la educación sexual con la tecnología, el cuidado ambiental con la modernización del Código Penal y la revolución turística con la extensión de la licencia por paternidad. Esos son temas que pasarán por el Congreso en el centésimo trigésimo sexto período ordinario.

Desaparecieron de la agenda nacional algunos temas que pueden profundizar la irritación que va emergiendo en el panorama social, como es una reforma laboral que perdió cualquier posibilidad de consenso. Sobrevive la intención de un proyecto de ley de inclusión laboral para combatir el trabajo no registrado, que tiene el apoyo sindical.

Habló el Presidente de la Nación y sobre la imagen que proyectó pueden caber figuras de moda. Se vio en cuerpo y alma a un gurú, a un coach o a uno de los mayores influencers del país.

Salta, 01 de marzo de 2018

Te puede interesar