Puja

Opinion 05 de julio de 2021
En el curso de esta semana se conocerá el nombre del nuevo titular del Comité Operativo de Emergencias. Será el reemplazante del médico Francisco Aguilar, quien presentara su renuncia luego de los desbordes producidos en torno de los homenajes al General Güemes al cumplirse doscientos años de su muerte.
73511-resolucion-n-61-del-coe-se-permite-la-circulacion-entre-municipios-y-las-reuniones-familiares-

Con esa designación se cerrará un proceso administrativo, atento a que la dimisión le fue aceptada a partir del 8 de julio. Sin embargo todo indica que no se trata de cubrir una función sino de acomodar cargas políticas internas que llaman la atención sobre un organismo cuya función está acotada al manejo de la emergencia sanitaria generada por la pandemia de coronavirus.   

El COE fue creado por Decreto de Necesidad y Urgencia 250, del 13 de marzo de 2020, convertido luego en Ley 8188. Se trata de la norma que declara el estado de emergencia sanitaria en el territorio de la Provincia de Salta, por el plazo de seis meses factible de ser ampliado por un tiempo similar. Para su atención es que crea el Comité Operativo de Emergencia al que integra con representantes de todos los Ministerios y presidido por el titular de la cartera de Salud, por entonces ejercido por la médica Medrano de la Zerda. 

Cuando en setiembre del pasado año se reemplaza a la ministra por Juan José Esteban, también se dispone la prórroga del estado de emergencia y en la ley correspondiente –la 8.206- dispone modificar la integración del COE, que se amplía generosamente. Si bien  reduce la participación ministerial a Salud Pública, Seguridad, Gobierno, al Secretario General de la Gobernación y al Coordinador de Enlace y Relaciones Políticas de la Gobernación, sumó a un miembro de la Dirección General de la Coordinación Epidemiológica y a representantes de cada Cámara Legislativa del oficialismo y la oposición. Además, se asignó espacio al Poder Judicial, al Ministerio Público y al Consejo Económico Social. Asimismo, dispuso que en circunstancias particulares que así lo requieran, el COE podrá consultar y convocar a participar a referentes de otras instituciones vinculadas a la temática. Tornó obligatoria por lo menos una reunión mensual. Respecto de la presidencia del Comité es ejercida por quien designa el Poder Ejecutivo y también es referente provincial ante el Gobierno Nacional. La vida del COE cesará al finalizar la declaración de emergencia sanitaria.

Esa existencia acotada no ha limitado su importancia y su injerencia en diversos ámbitos de la vida provincial. Sus decisiones afectaron el ejercicio de derechos, como el de tránsito o uso de servicios públicos y también impactaron en la situación económica. Por supuesto que fueron el reflejo de políticas nacionales pero tuvo un amplio campo de acción cuando se revalorizó la autonomía de las provincias, en función de la situación sanitaria en cada estado.

En ese punto se comenzó a notar la puja de intereses, especialmente los políticos internos. La influencia de la presidencia del COE mientras fue ejercida por el doctor Aguilar, al parecer provocó algunas tensiones internas, que apuraron su segunda salida. Pero también impuso una concepción de la emergencia que confrontó permanentemente con el sector sanitario.

Precisamente la Coordinadora de Epidemiología advirtió el avance de los intereses económicos por sobre el criterio sanitario que, a su juicio, debiera dominar una emergencia que tiene esa naturaleza. No es una advertencia menor y seguramente será el eje vertebrador de la decisión que el Gobernador de la Provincia tiene que tomar sobre la conducción del importante organismo. 

Salta, 05 de julio de 2021

Te puede interesar